La receta del Papa a la prensa: “Den voz a quien no la tiene”

Francisco invita a los medios vaticanos a “comunicar con el testimonio, involucrándose”.

Jesús Bastante

23 septiembre, 2019, 12:24 pm
6 mins

“Den voz a quien no la tiene”. Esta fue la receta del Papa Francisco a los periodistas italianos, en una jornada marcada por su contacto con los medios de comunicación. Así, a lo largo de la mañana, Bergoglio se encontró con los trabajadores de Vatican News y L’Osservatore Romano, dentro de la audiencia al Dicasterio de la Comunicación; y también con representantes de la prensa italiana.

En primer lugar, Francisco se vio con la Unión Católica de Periodistas Italianos, ante quienes puso el ejemplo de ‘Lolo’, el beato periodista español, y les pidió que sean “voz de la conciencia de un periodismo capaz de distinguir el bien del mal, las opciones humanas de las deshumanas”.

“Los aliento a llevar a cabo esta misión tomando siempre energía de las raíces que los han hecho nacer: la fe, la pasión por la historia de los hombres y el cuidado de las dimensiones antropológicas y éticas de la comunicación”, resaltó el Papa, quien abogó por “decir la verdad a toda costa”.

“Para renovar vuestra sintonía con el Magisterio de la Iglesia, los exhorto a ser la voz de la conciencia de un periodismo capaz de distinguir el bien del mal, las opciones humanas de las deshumanas. El periodista —que es el cronista de la historia— está llamado a reconstruir la memoria de los hechos, a trabajar por la cohesión social, a decir la verdad a toda costa: también hay una parresia del periodista, siempre respetuosa, nunca arrogante”.

Así, subrayó que la comunicación “necesita palabras verdaderas en medio de tantas palabras vacías”, y esa es la labor del comunicador: “Sus palabras cuentan la historia del mundo y lo modelan, sus historias pueden generar espacios de libertad o esclavitud, de responsabilidad o de dependencia del poder”.

“De muchos de sus predecesores han aprendido que solo mediante el uso de palabras de paz, justicia y solidaridad, creíbles gracias a un testimonio coherente, se pueden construir sociedades más justas y solidarias. Por desgracia, sin embargo, también vale lo contrario”.

Refiriéndose a la labor del periodista en tiempos de internet, el Papa invitó a “identificar fuentes creíbles, contextualizarlas, interpretarlas y priorizarlas”. En definitiva: “No tengan miedo de dar vuelta el orden de las noticias, para dar voz a los que no la tienen; de contar las ‘buenas noticias’ que generan la amistad social; de construir comunidades de pensamiento y de vida capaces de leer los signos de los tiempos”.

DISCURSO IMPROVISADO

Posteriormente, Francisco mantuvo un encuentro con los periodistas que trabajan en los medios vaticanos. Tras descartar el discurso que tenía preparado, el Papa se dispuso a decirles “lo que tengo en el corazón sobre la comunicación”.

Así, el Papa recordó a los profesionales vaticanos que “se comunica con el alma y con el cuerpo, con la mente, el corazón y las manos, se comunica con todo”. “Como decimos en mi tierra, mete toda la carne en el asador”, añadió, subrayando que “la comunicación más grande es el amor”.

Un amor que se debe comunicar sin proselitismo. “Yo quisiera que nuestra comunicación sea cristiana y no factor de proselitismo. No es cristiano hacer proselitismo”, zanjó Bergolgio, quien sostuvo la necesidad del testimonio y de la atracción.

NO A LA VERDAD SIN BONDAD

“Si ustedes quieren comunicar una verdad sin la bondad y la belleza: párense, no lo hagan. Si ustedes quieren comunicar una verdad sin involucrarse, sin testimoniar con su propia vida, con la propia carne, párense, no lo hagan”, les aconsejó.

Por otro lado, el Papa advirtió a los periodistas contra la “resignación”, pues “el área de mundanidad no es una cosa nueva del siglo XXI, siempre ha sido un peligro, siempre ha sido la tentación y siempre ha sido el enemigo”.

TEOLOGÍA DEL SUSTANTIVO

“No es espíritu cristiano la lamentación y la resignación”, destacó Begoglio, quien insistió en la importancia de pasar de la cultura del adjetivo a la “Teología del sustantivo”, pues “solamente el sustantivo cristiano, soy de Cristo es fuerte”.

“Hemos caído en la cultura del adjetivo, del proverbio y hemos olvidado la fortaleza de los sustantivos”, dijo el Papa, y explicó que el comunicador “tiene que hacer entender el peso de la realidad de los sustantivos que reflejan la realidad de las personas, y esto es la misión de comunicar, comunicar con la realidad sin edulcorar con los adjetivos y los proverbios”.

Finalmente, Francisco subrayó los puntos esenciales de los comunicadores cristianos:

“Comunicar con el testimonio, comunicar involucrándose en la comunicación, comunicar con los sustantivos, comunicar como mártires, es decir, como testigos de Cristo”, y, especialmente, comunicando “la alegría del Evangelio”. Amén.

_________________________
Fuente: www.religiondigital.org

Escribe habitualmente para el medio online español Religión Digital.