Libia: Altas tasas de desnutrición entre los refugiados detenidos

Médicos sin Fronteras denuncia que una cuarta parte de las trescientas personas confinadas en el centro de detención de Sabaa, en Libia, están desnutridas. Entre ellas, se encuentran cien menores. La organización pide a las autoridades libias y la comunidad internacional que aborden con urgencia estas inhumanas condiciones de vida.

Sofía Lobos

26 marzo, 2019, 11:29 am
4 mins

Los refugiados y migrantes detenidos arbitrariamente en el centro de detención de Sabaa, en Trípoli (Libia), sufren alarmantes tasas de desnutrición aguda, según denuncia Médicos sin Fronteras (MSF), en un reciente informe que evalúa su estado físico y de salud.

La cifra de retenidos asciende a trescientos, entre ellos más de cien menores de 18 años. Es por ello que la organización sanitaria pide a las autoridades libias y a la comunidad internacional que aborden con urgencia las peligrosas e inhumanas condiciones que sufre el pueblo libio.

DESNUTRICIÓN ALARMANTE EN LOS MENORES

Los datos del informe son altamente preocupantes: casi la cuarta parte de las personas detenidas en Sabaa están desnutridas o por debajo de su peso; mientras que se alerta que los niños y menores confinados en estos recintos son mucho más propensos que los adultos a sufrir desnutrición, ya sea en nivel severo como moderado.

Las conclusiones del estudio respaldan numerosos testimonios individuales que afirman que las personas en este pabellón de detención reciben solo una comida cada dos o tres días, y que los recién llegados pueden pasar hasta cuatro días sin alimentos.

ENCERRADOS EN CONDICIONES INHUMANAS

Es por ello que, desde el 21 de febrero, MSF proporciona raciones alimentarias para abordar la grave escasez de comida y mejorar la salud de las personas internas en el centro.

Una fecha que el grupo de médicos recuerda con especial atención, ya que ese mismo día descubrieron a 31 migrantes encerrados en una pequeña habitación de solo 4,5 por 5 metros de longitud, es decir, 0,7 metros cuadrados de espacio por persona, sin amplitud suficiente para poder recostarse: la habitación no tenía letrinas por lo que se veían obligados a hacer sus necesidades fisiológicas en cubos y botellas de plástico.

IGNORADOS Y OLVIDADOS

A pesar de los repetidos llamamientos lanzados por la ONG para que estas personas fueran reubicadas en un espacio apropiado, los migrantes continuaron detenidos en esta sala durante más de una semana.

Se trata de una grave violación a los derechos humanos ya que hablamos de las necesidades más básicas para garantizar su supervivencia: alimento, refugio y sanidad. Ante este dramático panorama, MSF solicita que sean liberados de inmediato.

NINGÚN NIÑO DEBE SER DETENIDO EN ESTAS CONDICIONES

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) establece que ninguna norma de control migratorio debe incluir la detención de niños, ya que se ha constatado que esto socava su salud física y mental, además de ser una violación de los derechos de la infancia.

Por ello el equipo sanitario pide a las autoridades libias y a la comunidad internacional que garanticen la nutrición adecuada de todos los detenidos en Sabaa; que todos los menores de 18 años sean liberados, proporcionándoles el apoyo necesario para garantizar su bienestar y, finalmente, que se suspenda toda nueva reclusión hasta que se liberen o trasladen los actuales detenidos.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Escribe para Vatican News.