Los gritos del pobre

Comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano sobre la llegada a México de la caravana de Migrantes de Honduras (y otros países centroamericanos).

Conferencia del Episcopado Mexicano

25 octubre, 2018, 3:11 pm
7 mins

Muy queridos hermanos laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas, obispos, hombres y mujeres de buena voluntad, amada Iglesia en México:

“Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” (Sal 34,7). Con estas palabras de la literatura sapiencial, el Papa Francisco nos ha invitado a ejercer la caridad cristiana en la II Jornada Mundial del Pobre a celebrarse en el presente 2018.

Hoy en el mundo se escucha el inhumano concierto entonado por los gritos de enfermos y desahuciados, los que son defraudados y extorsionados, los desempleados y subempleados, las mujeres maltratadas y los familiares de desaparecidos, los niños abusados y quienes son marginados por tener capacidades diferentes, quienes no son atendidos en los sistemas de salud y así el elenco de esta orquesta del dolor penosamente crece.

Hoy en especial nos inquieta el grito estremecedor de nuestros hermanos de Honduras y de otros países centroamericanos que han emprendido una caravana en búsqueda de la supervivencia, un éxodo de liberación. Es un grito inarticulado que todo lo expresa en el silencioso e inhumano desplazamiento. Y asombrados contemplamos que, con esta caravana, como con los distintos gritos del pobre, surgen miembros de la sociedad tratando de sofocarlos al percibir esos gritos como amenaza para su confort e intereses propios.

Como Conferencia Episcopal, nos hemos propuesto en el Proyecto Global de Pastoral 2031+2033, comprometernos a escuchar esos gritos, con los oídos atentos para escuchar al que sufre y con ojos bien abiertos para mirar nuestro entorno. Con fe y con profundo amor, escuchamos la voz del Señor que se manifiesta a través de estos gritos, y unidos al Papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante 2018 (14 de enero), encendemos nuestro corazón para acoger y proteger a nuestros hermanos migrantes en busca de refugio.

En este Proyecto Pastoral hemos recogido el dolor generado en la migración forzada, con su consecuente vulnerabilidad jurídica; en nuestras opciones y compromisos nos pide ser una Iglesia comprometida con la paz y las causas sociales; establecemos un compromiso: “Recibir con caridad, acompañar, defender los derechos e integrar a los hermanos y hermanas migrantes que transiten o deseen permanecer con nosotros”.

¿Cómo no percibir la acción del Espíritu Santo en ese proceso que dirigió la redacción de nuestro Proyecto Global, cuando la opción 5 pide trabajar “Por una Iglesia compasiva y testigo de la Redención”, y en uno de sus compromiso pide: “Identificar y acompañar a los grupos vulnerables de nuestra sociedad: migrantes, mujeres violentadas, indigentes, damnificados por los constantes desastres de la naturaleza, jóvenes en situaciones de riesgo, enfermos y presos”?

Hermanos muy queridos de nuestra Iglesia y personas de buena voluntad:

Insistimos, Dios nos ofrece la oportunidad de convertir en acciones y procesos pastorales nuestras opciones y compromisos que no pueden quedarse solamente en el papel o en buenos deseos, alejados del verdadero seguimiento del Maestro.

Valoramos la atención y acompañamiento pastoral instrumentados por la Dimensión de la Movilidad Humana en los 133 albergues y centros de atención y orientación de nuestra Iglesia, y al señalizar, en su reciente comunicado, el marco legal que protege y rige este momento de la historia de nuestro continente y país.

Exhortamos a nuestros hermanos obispos a mantenernos en diálogo con las autoridades civiles, a quienes instamos, en sus distintas funciones y niveles, a atender lo que el mismo marco legal de nuestro país prescribe, acordes a los pactos internacionales suscritos por nuestra nación.

Contemplamos con ojos de gratitud el que la Iglesia de Tapachula, San Cristóbal de Las Casas y ya otras Iglesias y comunidades religiosas, así como organismos gubernamentales y de la sociedad civil, han instrumentado acciones para favorecer humana y cristianamente a nuestros hermanos en la ruta de su desplazamiento.

Escuchar los gritos del hermano significa para nosotros los cristianos compromiso y acción.

Nuestros hermanos en desplazamiento son los verdaderos pobres, a los que estamos llamados a dirigir nuestra mirada para escuchar su grito y reconocer sus necesidades.

Todos en la Iglesia y en la sociedad estamos llamados a salir al encuentro de los desplazados y ofrecer nuestro apoyo, tanto organizado como espontáneo, como principio de humanismo y caridad.

Acentuamos uno de los pasos que nos marca el Papa Francisco para atender esta situación: Liberar, que significa reconocer que la situación que ha propiciado el desplazamiento es generada por el egoísmo, el orgullo, la avaricia y la injusticia, por lo que es fundamental realizar acciones que liberen de todos estos males, rompiendo esas cadenas con la acción de Dios en cada uno de nosotros (n. 4 del mensaje).

Cumplamos el deseo de Dios que promete que los pobres comerán hasta saciarse (Sal 22,27) y transformemos el grito de dolor en un grito de esperanza, sabiendo que Dios no abandona a los que confían en él (Rom 8,31-39).

Que Santa María de Guadalupe, Madre de nuestra Patria y Emperatriz de América, suscite el amor de su Hijo en nuestros corazones para aprender a obedecer en esta escucha del grito de los desplazados.

Ciudad de México, 21 de octubre de 2018.

(Firmado)

+ José Francisco, Cardenal Robles Ortega. Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM.
+ Alfonso G. Miranda Guardiola. Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM.
+ Guillermo Ortiz Mondragón. Obispo de Cuautitlán y Responsable de la Dimensión de Movilidad Humana.

_________________________
Fuente: https://cpalsocial.org / Fotografía: Flickr – Víctor Manuel Espinosa. Licencia Creative Commons / www.cem.org.mx

Organismo colegial de los obispos mexicanos que, sin disminuir la responsabilidad de cada obispo en el ámbito de su propia diócesis, favorece la promoción y la tutela de la fe y las costumbres, la traducción de los libros litúrgicos, la promoción y la formación de las vocaciones sacerdotales, la elaboración de materiales para la catequesis, la promoción y la tutela de las universidades católicas y de otras instituciones educativas, el compromiso ecuménico, las relaciones con las autoridades civiles, la defensa de la vida humana, de la paz, de los derechos humanos, la promoción de la justicia social y el uso de los medios de comunicación social para la evangelización.