Los Obispos del Perú invocan: ¡No a la violencia! ¡No al desgobierno!

Ante los recientes y dolorosos acontecimientos de violencia, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana ha hecho un llamamiento a todas las Instituciones y la población, “para que procuren la estabilidad del país, porque no podemos darnos el lujo de un desgobierno en nuestra Patria”.

“La violencia no es la solución a la crisis ni a las diferencias. ¡No más hechos de violencia! ¡No más muertes! ¡El Perú debe ser nuestra prioridad!”, es el llamado que hacen los Obispos del Perú, ante los recientes y dolorosos acontecimientos de violencia que está viviendo este país sudamericano, después de que el Congreso haya aprobado, el pasado miércoles 7 de diciembre, la destitución del Presidente Pedro Castillo, su sucesiva detención tras el intento de golpe de Estado, y las protestas que se generaron en varias ciudades peruanas contra la destitución de Castillo, el nombramiento de Dina Boluarte como Presidenta del país y la convocatoria de nuevas elecciones.

INVOCACIÓN A CONSTRUIR PUENTES DE DIÁLOGO

En el comunicado, la Presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), hace “una apremiante invocación a construir puentes de diálogo, llamando a la serenidad a todos nuestros compatriotas que realizan protestas en diversas partes del país, cuyos reclamos, cuando justos, deben ser escuchados; pero que ejerzan su derecho sin violencia”. Asimismo, los Obispos peruanos lamentan “profundamente el fallecimiento de dos personas en Andahuaylas, Apurímac, como resultado del enfrentamiento entre manifestantes y las fuerzas del orden. A sus familiares nuestras profundas condolencias”.

NO PODEMOS DARNOS EL LUJO DE UN DESGOBIERNO

Los Obispos también invocan “a las Fuerzas del Orden, especialmente a la Policía Nacional del Perú, para actuar en el marco de la Ley, velando por la integridad de las personas; a la clase política, de manera especial al Poder Ejecutivo y a los Congresistas de la República, para preocuparse por la institucionalidad, el orden democrático, el debido proceso y el bien común de todos los peruanos, especialmente de los más desprotegidos. Y a todas las Instituciones del Perú —los Obispos piden— que procuren la estabilidad del país, porque no podemos darnos el lujo de un desgobierno en nuestra Patria”.

Los Obispos también invocan “a las Fuerzas del Orden, especialmente a la Policía Nacional del Perú, para actuar en el marco de la Ley, velando por la integridad de las personas”.

PROTEGER LA DEMOCRACIA Y LA FRATERNIDAD

Finalmente, los Obispos peruanos señalan que, “nuestro querido país no debe continuar en la zozobra, el miedo y la incertidumbre. Necesitamos diálogo sincero, calmar los ánimos para proteger nuestra débil Democracia, conservar la institucionalidad y mantener la fraternidad de nuestro pueblo”. Y en la fiesta de la Emperatriz de América, los Obispos piden que, “la Santísima Virgen de Guadalupe nos guíe por caminos de justicia y de paz”.


Fuente: www.vaticannews.va / Imagen: FreeImages.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0