Mons. Alfonso Miranda sobre los terremotos: “el espíritu de los mexicanos ha sido encomiable”

“Nuestro país está en un escenario de emergencia nacional debido a los dos terremotos, que desde entonces no han dejado de replicar”.

Griselda Mutual

28 septiembre, 2017, 2:57 pm
7 mins

Los terremotos del 7 y del 19 de septiembre dejaron 98 y 338 víctimas fatales, respectivamente, en los distintos estados de México: Puebla, Morelos, Ciudad de México, Guerrero, Estado de México, Tlaxcala, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

Monseñor Alfonso Miranda, Secretario General de la Conferencia Episcopal Mexicana, se refiere al avance de la situación: “Nuestro país está en un escenario de emergencia nacional debido a los dos terremotos, que desde entonces no han dejado de replicar”.

Es difícil aún —debido a la extensión geográfica de las zonas afectadas— realizar una efectiva cuantificación de los daños, explica el prelado. En particular, por la devastación causada por el terremoto que afectó un radio de cerca de mil kilómetros, abarcando diez estados. Según Caritas México, “las fuentes oficiales todavía no reportan el número de familias afectadas”. “Aún hoy —refiere monseñor Miranda— se está realizando la revisión de los templos, edificios y de los miles de viviendas dañadas y destruidas”.

“Oaxaca y Chiapas siguen temblando, ha habido mucho más de cuatro mil réplicas. Las personas no quieren volver a sus casas, porque tienen miedo de que colapsen y de ser aplastados, por eso están viviendo en la intemperie”. “Más de mil familias en Oaxaca, también en Chiapas y Morelos, sienten las fuertes réplicas. Todavía estamos en la etapa de revisión de daños y aún no hemos concluido con la primera etapa de la emergencia, que es la ayuda humanitaria que consiste en proveer alimentos, lonas, catres, leche para niños”.

El Secretario General de la Conferencia del Episcopado mexicano, explica que, tras esta primera etapa, seguirá una segunda, que es la de rehabilitación de viviendas, y una tercera, que es la reconstrucción de viviendas, de empleos, etcétera”.

En este marco, le preguntamos: ¿Cuál es el sentir de la población mexicana? ¿Han sentido la cercanía de la comunidad internacional?

El espíritu de los mexicanos ha sido encomiable, grande. El espíritu mexicano está de pie. Hay ayuda a nivel nacional, en la que intervienen escuelas, estudiantes, empresarios, jóvenes, iglesias de toda denominación. Todo el mundo está cien por ciento disponible, y están circulando por todas partes camiones con víveres y ayuda humanitaria hacia los lugares más devastados. El gobierno ha trabajado fuerte también, por una parte; y, por la otra, hemos sido socorridos por la ayuda internacional, que ha llegado de muchas partes, y también por las colectas realizadas en diócesis de EE.UU., instituciones en Europa, con el apoyo de las conferencias episcopales de muchas partes del mundo. Ha habido una ayuda y apoyo internacional muy grande y sentido.

Ha cruzado el océano la información del gran trabajo que está haciendo Caritas mexicana en sinergia con la Secretaría General de la Conferencia del Episcopado Mexicano. La pregunta es, ¿cómo está operando y cuáles son las estrategias adoptadas?

Desde el 19 de septiembre, abrimos en la Catedral de la CEM un centro de operaciones, unidos con Caritas México. Empezamos con la gestión de la información y el contacto con todas las diócesis afectadas a través de obispos, sacerdotes. Hicimos una primera reunión nacional con los sacerdotes encargados de Caritas de las distintas provincias en México, intercambiando y recibiendo información directa de los daños y las necesidades, para poder coordinar la ayuda que Caritas recibe de México y desde fuera de México. Estamos en contacto estrecho con Caritas Internacional, con una persona que nos asesora con el plan estratégico de ayuda a todas las diócesis y lugares colapsados.

El próximo viernes tendremos una reunión con las casas de Caritas del país, con los directores de todos los centros en la sede de la Secretaria General de la CEM, para finalmente coordinar toda la ayuda de acuerdo a un plan que permita abarcar las tres etapas de la emergencia. La gente de Caritas está en los lugares estratégicos colapsados, recogiendo información. Se ha desarrollado una aplicación digital que ya está en varios estados del país, recogiendo información de campo para tener datos de primera mano y poder actuar de una manera precisa y llevar la ayuda que se necesita. Caritas y la CEM están trabajando concretamente para unir fuerzas, y trabajar luego con los empresarios. La CEM está en contacto con el gobierno, los militares y las universidades para coordinar tanta ayuda que existe en este momento.

En relación con los templos que han colapsado, ¿cuántos son y en cuáles ciudades fueron más afectados?

Hasta el pasado viernes teníamos 650 templos dañados, unos cuatrocientos con daños severos y también muchos colapsados. Especialmente en Puebla, y tenemos distintos templos en Ciudad de México. Cerca de setenta en Morelos, noventa en Oaxaca, y así por todas partes.

Para concluir: ¿Desea aprovechar para dar un mensaje o llamado a la solidaridad?

Primero, decir que estamos muy agradecidos con las conferencias episcopales, especialmente con la Conferencia de los obispos de los Estados Unidos, que no tardó en expresar su cercanía y apoyo. Por la otra, expresar que, desde nuestro dolor y en medio del desastre que hemos vivido, estamos unidos en un sentimiento de comunión con los países del mundo.

______________________
Fuente: http://es.radiovaticana.va

Escribe para Radio Vaticana.