Mons. Giuliano Frigenni: “La Amazonía me ha enseñado a obedecer un ritmo que no es el mío”

A los 75 años, edad canónica en la que los obispos presentan su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis, el obispo de Parintins, en la Amazonía brasileña, dice que es “un momento de muchos sentimientos”.

El 1 de julio, Mons. Giuliano Frigenni cumplió 75 años, la edad canónica a la que los obispos deben presentar su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis. El obispo de Parintins, en la Amazonía brasileña, dice que es “un momento de muchos sentimientos, primero de gratitud por haber llegado al final de esta etapa de mi vida”. Considera sus últimos 23 años como obispo como “los más llenos de responsabilidades, de dones, de alegrías, de sufrimientos”.

APASIONAR AL PUEBLO DE DIOS POR EL REINO DE DIOS

“Un tiempo de comunión con los demás obispos”, según Mons. Giuliano, vivido desde la responsabilidad de “apasionar al Pueblo de Dios por el Reino de Dios, de sentir que el Reino de Dios es algo que se añade a la vida”. Misionero en la Amazonía desde hace 43 años, considera la región como “un mundo lleno de misterio, un misterio que se revela a través de las personas”.

A sus 75 años, el obispo de la diócesis de Parintins dice sentirse “como cuando entré en la escuela para aprender a escribir”. Tras entregar su renuncia al Santo Padre, quiere vivir este momento desde el inmenso deseo de “hablar menos, meditar más, dar más gracias y acompañar el crecimiento de la Iglesia en Brasil”, recordando momentos importantes vividos en los últimos años, insistiendo en que “toda esta vida tan rica no tiene punto final”.

AGRADECIDO POR SU VOCACIÓN Y MISIÓN

Mons. Giuliano quiere aprovechar el futuro para “el silencio, un silencio lleno de vida”, queriendo “hacer eco en mi vida de la grandeza de haber nacido, de haber sido bautizado, de haber encontrado una parroquia que me inició a la vida, de haber empezado a trabajar en las fábricas, donde sentí la vocación, porque sentí en la fábrica donde trabajaba el odio contra Cristo y la Iglesia”. Dice que nunca se ha arrepentido de haber ingresado en el PIME, y también de haber obedecido al Papa Juan Pablo II, “aunque no supiera casi nada de lo que es el trabajo de un obispo”.

Lo que pide para el futuro es un tiempo para “arrepentirme y permitir que mi corazón se vuelva más agradecido que presuntuoso, más silencioso que hablador”. Junto a ello, perpetuar “la amistad que nació entre yo y muchos sacerdotes de la Diócesis de Parintins, sacerdotes que tuve la gracia de consagrar sacerdotes”, destacando la familiaridad con ellos, pero también “la paternidad de un padre que ve a sus hijos crecer más sabios, más inteligentes, más activos que él”, sacerdotes con la capacidad de “mirar la realidad, amándola y queriendo que no sea el lugar de la explotación, la violencia, la pretensión o la lucha por el poder”. El obispo llama a “vivir el presente teniendo la presencia de Cristo en el corazón”, recordando la Christus vivit, donde el Papa deja claro que es a través de la presencia de Cristo que “nuestra vida se convierte en vida”.

LA AMAZONÍA ENSEÑA EL MÉTODO DE LA MISIÓN

En la Amazonía, Mons. Giuliano Frigenni dice haber aprendido “primero a no correr”, insistiendo en que “en la Amazonía, lo primero importante es la persona, escuchar a la gente, pasar el tiempo, que no es perderlo, es maravillarse de cómo Dios llegó primero a la vida de esta gente, llegó con una bondad, con una sabiduría, y llegó también con sufrimientos que he encontrado”. El obispo afirma que “he aprendido a ver lo que en el mundo se intenta ocultar”, diciendo que “en la Amazonía me he visto obligado a estar con la gente”. Insiste en que la Amazonía enseña el método de la misión, desde la encarnación y la inculturación, de encontrar amigos, de reconocer en estos amigos a aquellos con quienes compartir la misión.

Mons. Giuliano recuerda a los sacerdotes y obispos que han marcado su vida, quienes, según él, junto con su padre, “me transmitieron el sentido de la vida”. Afirma que “la Amazonía tiene esa magia de poner en primer lugar la propia realidad que determina el ritmo de la gente”. Según el obispo, “casi, casi, el hombre no tiene que hacer ninguna violencia, incluso cuando tiene que cortar un árbol, lo hace porque es necesario, para construir la casa, la canoa o el mango del hacha o un remo, pero todo se hace por la vida”.

LA VIDA NO HA PASADO INÚTILMENTE

El obispo de la diócesis de Parintins insiste en que el hombre del Amazonas no busca el lucro por encima de todo, lo que lleva a algunos a cuestionar la falta de desarrollo. En este sentido, se pregunta cuál es un desarrollo y un progreso “que pasa por encima de miles, a veces millones de personas”. Mons. Giuliano afirma que “la Amazonía me ha colocado ante lo que es el tesoro a los ojos de Dios, cada persona, cada familia, cada pueblo, cada lengua, cada río tiene sus propios ritmos. La Amazonía me ha enseñado a obedecer un ritmo que no es el mío”.

Considera los 43 años pasados en la Amazonía como “un tiempo para empezar a enamorarse de Dios, que nos dio la vida, me dio la gracia de la vocación misionera, y haber conocido a niños y niñas, hombres y mujeres que compartían esta fe y hemos crecido juntos”. Una historia sólida, según el obispo, “construida por un Otro, el Espíritu Santo, que me permite conocer a Cristo y revelar al Padre”, lo que le lleva a subrayar, viendo cómo esto ha ayudado a crecer a las personas, que “la vida no ha pasado inútilmente”, porque ha hecho que hoy hombres y mujeres “tengan en su corazón la presencia de Cristo y a través de esta presencia aprendan a amar”.

DISPOSICIÓN PARA AYUDAR EN OTRAS DIÓCESIS

Mirando el presente y el futuro, Mons. Giuliano no dice “misión cumplida”, sino que dice a Dios: “ayúdame a continuar, a darte las gracias y a encontrarte”. Insiste en que “si estoy con salud, me gustaría mucho seguir, incluso en otras diócesis que he visitado en estos 23 años”, hablando de la posibilidad de dedicar algún tiempo a otras iglesias de la región amazónica.

En este tiempo de espera, hasta que el Papa Francisco acepte su renuncia y nombre un nuevo obispo, le gustaría que la Iglesia de Parintins “viviera este momento con el deseo de crecer cada vez más”. Define la diócesis de la que es obispo desde hace 23 años como “una Iglesia, como dice el Papa Francisco, con rostro amazónico”. También pide, sobre las obras que ha realizado el PIME a lo largo de los años, “que llegue un obispo que valore estas obras, pero que sobre todo valore a sus sacerdotes, un obispo que les ayude a encontrarse, a profundizar, a vivir la fraternidad, a vivir con el pueblo y para el pueblo”.

UN OBISPO QUE ESTÉ CON LA GENTE Y CON LOS SACERDOTES

Mons. Giuliano insiste en que como obispo solo ha continuado lo que los obispos anteriores habían creado junto con los primeros sacerdotes del PIME. Por eso reafirma, en relación con el nuevo obispo, que “la gente y los sacerdotes están esperando a alguien que esté con ellos y les ayude a vivir esta vocación, y la gente, creo, sentirá la belleza de tener un obispo finalmente brasileño, no sé si amazónico o de otro lugar”. Esto, porque según Mons. Giuliano, “el PIME existe para desaparecer y para que la iglesia local crezca”.

Por último, el obispo pide que “recen por mí para que nunca diga que les echo de menos, para que tenga un lugarcito en sus corazones y para que diga que sí hasta el último minuto”. Recuerda las palabras de San Francisco, pidiendo que cuando llegue la muerte, pueda decir: “Ven, hermana, quiero ver a aquel en quien he creído, he hecho todo lo que tenía que hacer para encontrarme con él, no solo en el sacramento, sino en el gran sacramento, que es la Iglesia. Quien encuentra la Iglesia, la comunidad cristiana, encuentra a Cristo, quien encuentra a Cristo, encuentra a Dios”.

Mons. Giuliano dice que se compromete a rezar por todos los que bautizó, confirmó, pidiendo que “no olviden nunca que la fe tiene que ver con la cultura, con el trabajo, con el desarrollo, con el arte, Parintins tiene muchos artistas, pidiéndoles que en sus corazones tengan un lugarcito para rezar por mí, porque yo rezaré todos los días por ellos”.


Fuente: https://adn.celam.org

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0