OEA y REPAM unidas en la protección de la Amazonía y sus pueblos

En un documento conjunto ambas instituciones destacan la importancia del cuidado del ambiente y las comunidades de la Amazonía. Se trata de la primera vez que la OEA hace una declaración sobre la situación en la Amazonía.

La Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), firmaron, el 8 de agosto, una declaración conjunta llamando a la urgente protección de la Amazonía y de sus pueblos indígenas, afrodescendientes y ribereños.

En la ceremonia de firma realizada en Washington estuvieron presentes Luis Almagro, secretario general de la OEA, y monseñor Juan Antonio Cruz Serrano, Observador Permanente de la Santa Sede ante la OEA, en representación del cardenal Pedro Barreto, presidente de la REPAM. Cabe destacar —señala una nota publicada en el portal de la REPAM— que es la primera vez que la OEA hace una declaración sobre la situación de las comunidades y pueblos en la Amazonía.

EVITAR AMENAZAS Y AGRESIONES

Bajo el título, “Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”, el documento resalta la importancia de los pueblos indígenas para la protección de la Amazonía, sus derechos y los riesgos que enfrentan ante las amenazas que vienen sufriendo por agresiones, lesiones, asesinatos, enfermedades, hambrunas y expulsión de sus territorios.

La declaración conjunta destaca la necesidad de abordar y afrontar “la urgencia humanitaria y ambiental que hoy en día vive la Amazonía”, que amenaza a la supervivencia, el equilibrio ecológico y la pérdida de cosmovisión de los pueblos amazónicos. A este propósito, la OEA y la REPAM enumeran algunas “recomendaciones urgentes y prioritarias para los Estados de la región, con base en el contenido del II Informe Regional de Vulneración de Derechos en la Panamazonía de la REPAM”.

La declaración conjunta destaca la necesidad de abordar y afrontar “la urgencia humanitaria y ambiental que hoy en día vive la Amazonía”.

DERECHO A LA TIERRA Y EL AGUA

El documento reitera el derecho a vivir sin discriminación ni amenazas, invitando a los Estados a ratificar y llevar a la práctica del Acuerdo de Escazú, y a elaborar e implementar protocolos para la protección de personas defensoras de derechos humanos.

En cuanto al derecho a la tierra y a la utilización de sus recursos, se pide “garantizar la seguridad jurídica de los territorios indígenas”, “priorizar la inversión en la gestión del territorio y el medioambiente”, “fortalecer las instituciones encargadas de vigilar, supervisar y fiscalizar las acciones que atentan contra el medioambiente” y “generar condiciones y espacios seguros para el desarrollo de la participación ciudadana en materia ambiental, de ordenamiento y planeación territorial”.

Con respecto al reconocimiento del derecho humano al agua, se pide desarrollar políticas públicas “para el reconocimiento y protección del derecho al agua, visto desde un enfoque intercultural” y “universalizar el acceso a agua potable, saneamiento y el manejo de ecosistemas de agua dulce”.

Sobre el derecho a la salud, se pide “fortalecer la capacidad de respuesta del sector salud con enfoque de derechos y con respuestas integrales a la emergencia”, invitando a “elaborar un plan estratégico de respuestas, coordinado y ampliado ante la crisis sanitaria de la Covid-19”.

OEA Y REPAM

La Organización de los Estados Americanos (OEA) es el organismo regional más antiguo del mundo, cuyo origen se remonta a la Primera Conferencia Internacional Americana, celebrada en Washington, D.C., de octubre de 1889 a abril de 1890. Fue creada en 1948 cuando se subscribió, en Bogotá, Colombia, la Carta de la OEA que entró en vigor en diciembre de 1951. Tiene el objetivo de lograr en sus Estados miembros, que hoy día reúne a 35 Estados de las Américas, “un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”.

La Red Eclesial Panamazónica (REPAM) es un organismo eclesial nacido en 2014 como resultado del camino recorrido por la Iglesia católica en la Amazonía. Como red, cultiva, cuida y fortalece procesos horizontales con los pueblos y organizaciones eclesiales y sociales de la Amazonía y de otros territorios, los acompaña ante la vulneración de derechos humanos, colectivos y de la naturaleza y su denuncia e incidencia política; y promueve encuentros comprometidos y sensibles que también son capaces de mover otras esferas de concientización.

EL ÚLTIMO INFORME

En abril y mayo, la presidencia y representantes del Núcleo de Derechos Humanos de la REPAM realizaron una gira internacional presentando el “II Informe Regional de Vulneración de los Derechos Humanos en la Panamazonía. Tejiendo redes de resistencia y lucha en Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela” ante las Naciones Unidas en Nueva York, y la OEA y CIDH en Washington. En el marco de estas visitas, el 2 de mayo se mantuvo una reunión con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, en la que se acordó la publicación de una declaración conjunta sobre la dramática situación de la Amazonía y sus pueblos.

El segundo informe sobre la vulneración de los derechos humanos en la Panamazonía, publicado en marzo de 2022 por la REPAM, es fruto de los casos presentados en el marco de la segunda Escuela de promoción, defensa y exigibilidad de los Derechos Humanos, realizada en 2018, en Jaén, Perú. La Escuela de Derechos Humanos de la REPAM es una iniciativa que reúne a líderes de pueblos indígenas y comunidades tradicionales de la Panamazonía, con el objetivo de proporcionar herramientas educativas que ayuden a formalizar las denuncias sobre violaciones de derechos humanos ocurridas en el territorio amazónico.


Fuente: Comunicaciones REPAM / www.vaticannews.va

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0