Oportunidades de subsistencia para los desplazados internos en Camerún

En el desplazamiento, llegar a fin de mes sigue siendo la principal preocupación para Hala y su familia.

“La tierra allí es negra, no como esta. Antes solo cultivábamos arroz y millo. Esta tierra es buena para otras plantas: patatas, yuca, maíz…”.

Hala Said, de 64 años, es un líder comunitario en el campo para desplazados internos (IDP) de Ardjaniré en Camerún. A principios de 2022, Hala huyó de su pueblo debido a la violencia y se reubicó con sus diecinueve familiares en la zona de Bogo. Desde allí, se trasladaron al campo de desplazados internos donde viven actualmente.

Como Hala Said y su familia, más de 2.000 desplazados internos encontraron refugio en el campo de Ardjaniré. La mayoría de ellos se vieron obligados a abandonar sus hogares debido a los violentos enfrentamientos que se están produciendo entre pescadores, pastores y agricultores en la región del extremo norte del país.

Una de las principales causas de los conflictos es la escasez de recursos, sobre todo de agua, relacionada con el cambio climático. En el desplazamiento, llegar a fin de mes sigue siendo la principal preocupación para Hala y su familia. En su país, era pescador, trabajaba con su hijo y podía mantener a su familia. “Ahora, no tenemos nada. Solo vivimos con el arroz y las judías que nos dan las ONG”, se queja.

Para apoyar a los desplazados internos de Ardjaniré, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) abrió una huerta comunitaria en colaboración con ACNUR Camerún. El proyecto pretende mejorar la resiliencia alimentaria y los medios de vida de los desplazados internos plantando 1.800 árboles y abriendo una huerta.

Como líder de la comunidad, Hala está entusiasmado con el proyecto: “[Los árboles] nos darán sombra, mangos y otras frutas. La comunidad también se beneficiará de la huerta. Alimentará a la gente”. Además, la huerta permitirá a los desplazados internos aprender nuevas técnicas agrícolas que llevarán consigo allá donde vayan después.

Maimouna es una mujer de 41 años y madre de seis hijos. Su familia también se vio obligada a huir. Tuvieron que salir a toda prisa: “Dejé la olla en el fuego sin tener tiempo de terminar de preparar la comida”, recuerda Maimouna.

Ahora, a salvo en Ardjaniré, Maimouna recuerda esos momentos como increíblemente dolorosos. Sabía que no solo estaba dejando atrás su casa: “Hay una gran diferencia entre el antes y el después. He perdido mucho y mis hijos han perdido su educación”.

Durante el desplazamiento, la mayoría de los hijos de Maimouna dejaron de ir a la escuela porque la familia ya no podía pagar las tasas y los suministros. Por desgracia, pocas familias del campamento pueden permitirse enviar a sus hijos a la escuela. En su lugar, los mantienen en la casa para que ayuden en las tareas, especialmente a las niñas.

Buscando oportunidades para ella y sus hijos, Maimouna se unió al proyecto de jardinería como beneficiaria y punto focal de la comunidad, facilitando la comunicación entre la comunidad de desplazados internos y el JRS.

Trabajando junto a otras ocho mujeres, Maimouna cultiva quingombó, pimiento y otras verduras en la huerta del JRS. Gracias a la huerta y a una nueva máquina de coser, se ha vuelto esperanzadora: “Utilizaremos las verduras y las venderemos para conseguir algo de dinero. Nos cambiará la vida”.

En el futuro, a Maimouna le gustaría que el proyecto se ampliara. También le gustaría tener su propio terreno. “Como desplazada, no tengo tierra. Con la llegada de la temporada de lluvias, me gustaría tener una parcela de tierra para mantener mejor a mi familia”.

Por desgracia, ampliar el proyecto no será fácil. Por ahora, el campamento de Ardjaniré no tiene suficientes pozos para suministrar agua para más huertas y otras necesidades básicas. Sin embargo, familias como las de Hala y Maimouna dependen de estas fuentes adicionales de alimentos e ingresos para poder cubrir sus necesidades diarias y enviar a sus hijos a la escuela.

Tenemos que seguir invirtiendo en nuevos pozos y recursos para ofrecer más oportunidades de subsistencia a los desplazados forzosos en Camerún.


Fuente: https://jrs.net/es / Imagen: Servicio Jesuita a Refugiados.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0