‘Padre nuestro’: El Papa enseña que “dependemos de la bondad de Dios”

Resumen de la catequesis.

Rosa Die Alcolea

27 marzo, 2019, 4:10 pm
3 mins

“No somos autosuficientes, sino que dependemos de la bondad de Dios”. El Papa Francisco ha reflexionado, en la catequesis ofrecida en la audiencia general, sobre la segunda parte de la oración del ‘Padrenuestro’, que empieza con la palabra “pan”: “Danos hoy nuestro pan de cada día”.

El miércoles, 27 de marzo de 2019, la audiencia general ha tenido lugar en la plaza de San Pedro, donde miles de visitantes y peregrinos se han congregado para escuchar la meditación del Santo Padre, pronunciada en diferentes idiomas.

En la segunda parte del ‘Padrenuestro’ presentamos a Dios nuestras necesidades, ha señalado el Pontífice. La primera palabra es la del pan, que significa lo necesario para la vida: alimento, agua, casa, medicinas, trabajo. “Es una súplica que surge de la misma existencia humana, con sus problemas concretos y cotidianos, que pone en evidencia lo que a veces olvidamos: que no somos autosuficientes, sino que dependemos de la bondad de Dios”.

ENCUENTRO CON JESÚS EN LA SÚPLICA

Los Evangelios nos muestran que “para mucha gente, el encuentro con Jesús se da, precisamente, a través de una súplica, de una necesidad”: desde la más elemental, “la del pan”, hasta otras no menos importantes, como la “liberación” y la “salvación”, ha indicado el Papa.

En la invocación: «Danos hoy nuestro pan de cada día», Jesús “nos enseña a pedir al Padre el pan cotidiano”, unidos a tantos hombres y mujeres, para quienes esta oración “es un grito doloroso que acompaña el ansia de cada día”, porque se carece de lo necesario para vivir, ha matizado Francisco.

COMPARTIR EL PAN

Por eso —recuerda el Papa— Jesús invita a suplicar “nuestro” pan, “sin egoísmos, en fraternidad”.

“Si no lo rezamos de esta manera —ha advertido— el ‘Padrenuestro’ deja de ser una oración cristiana”. Si decimos que Dios es nuestro Padre, “estamos llamados a presentarnos ante Él como hermanos”, “unidos en solidaridad” y “dispuestos a compartir el pan con los demás”.

En definitiva, el Pontífice ha explicado que al rezar el ‘Padrenuestro’, estamos llamados a “sentir en ‘mi hambre’ también el hambre de muchos que hoy en día carecen aún de lo necesario”.

_________________________
Fuente: https://es.zenit.org

Escribe para el medio internacional Zenit.