Papa Francisco aprueba el martirio para beatificación de Rutilio Grande y sus compañeros laicos

Este año se cumplen 43 años del martirio del padre Rutilio Grande y sus dos compañeros laicos: Manuel Solórzano, de setenta y dos años, y Nelson Rutilio, de quince.

Jesuitas Latinoamérica

24 febrero, 2020, 1:11 pm
3 mins

El Papa Francisco recibió el 21 de febrero de 2020 al cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y autorizó al Dicasterio a promulgar el decreto de martirio del P. Rutilio Grande y sus dos compañeros laicos, asesinados el 12 de marzo de 1977, por odio a la fe, en El Salvador.

Este año se cumplen 43 años del martirio del padre Rutilio Grande y sus dos compañeros laicos: Manuel Solórzano, de setenta y dos años, y Nelson Rutilio, de quince. Este hecho ocurrió en la carretera hacia El Paisnal en El Salvador, cuando se dirigían a celebrar la eucaristía. Nunca llegaron. En el camino fueron emboscados y el vehículo que conducían fue ametrallado.

La promulgación del decreto da el visto bueno a la beatificación de Rutilio Grande y sus compañeros.

Rutilio Grande nació en El Paisnal (El Salvador) el 5 de julio de 1928. Tras pasar por el Seminario, entró en la Compañía de Jesús el 5 de septiembre de 1945. Se formó en diversas naciones de Europa y América. Fue ordenado presbítero el 30 de julio de 1959. Trabajó en la formación de sacerdotes y como párroco, y en su misión de evangelización en su país defendió valientemente a los más débiles.

Su muerte violenta afectó mucho la vida de su amigo y entonces arzobispo de San Salvador san Óscar Romero, que en 1980 también sería martirizado.

_________________________
Fuente: https://jesuitas.lat/es

A lo largo de la historia, la Compañía de Jesús se ha destacado por participar activamente en las más diferentes cuestiones sociales: trabajo con las culturas originarias, formación popular y sindical, defensa de los excluidos, investigación científica aplicada y trabajo en ciencias exactas, producción artística, capacitación y educación de diversos grupos sociales, misiones populares, trabajo parroquial, esfuerzos por la paz entre los pueblos, diálogo entre culturas y religiones etc.; todo eso en nombre de la fe y al servicio de la justicia y de la reconciliación.