Pueblos indígenas corresponsables de la evangelización

Mensaje final del primer Encuentro Nacional de Pastoral Indígena en Venezuela, que se celebró en Ciudad Bolívar, del 2 al 5 de marzo. Entre sus objetivos, el encuentro pretendió ser una oportunidad para conocerse mejor, compartir historias de servicio misionero en comunidades indígenas y discernir nuevos caminos y presencias inspiradas por el Espíritu Santo en el contexto actual.

“A pesar de todas las limitaciones que el entorno impone a la misión evangelizadora entre las comunidades indígenas, existe una gran vitalidad pastoral y un esfuerzo significativo para continuar por caminos en los que se supere la mentalidad colonizadora, que considera al indígena solo como destinatario de la acción pastoral y asistencial, sin reconocer suficientemente su condición de discípulo misionero, como sus valores culturales, cosmovisiones y espiritualidad, en los que también se manifiesta la presencia de Dios”.

Así informa la Agencia Fides que da cuenta del mensaje final del primer Encuentro Nacional de Pastoral Indígena en Venezuela, que se celebró en Ciudad Bolívar, en el Estado del mismo nombre, del 2 al 5 de marzo. Este encuentro, promovido por el Consejo Misionero Nacional (COMINA) y el Departamento de Misiones de la Conferencia Episcopal Venezolana, fue el primero desde la celebración del Sínodo para la Amazonía, aunque desde hace años se celebran los Encuentros de indígenas y misioneros (ENIMIS).

OBJETIVOS

Entre sus objetivos, el encuentro pretendió ser una oportunidad para conocerse mejor, compartir historias de servicio misionero en comunidades indígenas y discernir nuevos caminos y presencias inspiradas por el Espíritu Santo en el contexto actual. El encuentro contó con la participación de agentes de pastoral indígena de Venezuela, que compartieron las experiencias de sus respectivas circunscripciones eclesiásticas.

El encuentro pretendió ser una oportunidad para conocerse mejor, compartir historias de servicio misionero en comunidades indígenas y discernir nuevos caminos y presencias inspiradas por el Espíritu Santo en el contexto actual.

MENSAJE FINAL

En el mensaje final, dirigido a los pueblos indígenas, a los hermanos y hermanas que comparten con ellos la fe en Jesucristo, a sus pastores, sacerdotes y obispos de Venezuela se recuerda el encuentro celebrado en Ciudad Bolívar, a orillas del majestuoso río Orinoco, donde se reunieron laicos, consagrados, sacerdotes y obispos que pertenecen o acompañan a las comunidades indígenas en su experiencia de fe y en la defensa de su dignidad humana y cultural.

“Reconocemos con gratitud la acción evangelizadora de los misioneros que nos han precedido”, escriben los participantes en el encuentro:

“Agradecemos al Señor el generoso testimonio de tantos hombres y mujeres que dieron su vida para que el Evangelio y los dones de Jesucristo fueran conocidos entre nuestros pueblos originarios”.

Seguidamente, afirman:

“Creemos que, como exige la realidad pastoral y como sugiere el Santo Padre en Querida Amazonía (85-90), los pueblos indígenas están llamados a convertirse en sujetos corresponsables de la evangelización de nuestros hermanos y hermanas, asumiendo los diversos ministerios que la Iglesia confiere y los que surgen de su propia cultura, que pueden ser asumidos al servicio del anuncio del Evangelio y del crecimiento de la comunidad cristiana”.

También resonó durante el encuentro “el grito de auxilio de nuestros pueblos indígenas” que ven amenazada su dignidad humana por tantas situaciones como la devastación de sus territorios de origen, el extractivismo minero, la contaminación de los ríos, los abusos de las autoridades, la trata de niñas y mujeres, la precaria atención sanitaria, el narcotráfico y la presencia de grupos irregulares, entre otras realidades. La esperanza viene de los jóvenes indígenas laicos y seminaristas, así como de los sacerdotes y religiosas, hijos de estos pueblos “que están dando un rostro indígena a nuestro cristianismo”.

SEGUIR CONFIANDO EN LOS PUEBLOS INDÍGENAS

A los obispos presentes en el encuentro, que comparten los gozos, sufrimientos y esperanzas de estos pueblos, y a toda la Iglesia, se les pide que “sigan confiando en los pueblos indígenas” y los acompañen en la vivencia de su vocación bautismal de discípulos misioneros. “¡Que Dios nos conceda seguir construyendo juntos una pastoral al servicio de la plenitud de vida de los pueblos indígenas!”.


Fuente: www.vaticannews.va/es / Imagen: FreeImages.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0