Recuerdo de Hernán Larraín S.J.

Sr. Director:

La edición N° 680 de revista Mensaje reprodujo “parte de la presentación que efectuó el doctor en historia Maximiliano Salinas del libro Santa desobediencia de Antje Schnoor”. Lo leí en pdf tiempo atrás y es un trabajo muy bueno. Mi comentario se orienta a un gran olvidado en el artículo del doctor Salinas. Si de misticismo jesuita y clamor de los pobres se trata entre 1962 y 1983 en Chile, uno de esos pregoneros es Hernán Larraín Acuña S.J. a través de Mensaje.

El sacerdote Larraín es quien asienta esta revista en la década del sesenta con todos los riesgos y desafíos que eso conlleva, y nos abre a nuevas miradas. ¿A una nueva “mística”, en el lenguaje más coloquial? El P. Larraín es el alma del inolvidable Mensaje N° 115, con ciento cincuenta páginas maravillosas, edición entonces titulada en portada “Revolución en América Latina” aquel diciembre de 1962. Hernán Larraín es quien regala a los lectores, comenzando 1964, una separata de dieciséis páginas, vigente hasta hoy, del profesor Hans Küng: “Iglesia y libertad”. De la pluma del P. Larraín provienen enormes y profundos artículos, atrevidos editoriales, como ese del N° 171, ante la muerte del “Che”. También son de este apasionado director respuestas a las “Cartas y consultas”, donde dialoga con entusiastas lectores… y así podría seguir.

Todo lo que él hizo desde Mensaje alimentó abundantemente ese “misticismo” y “santa desobediencia”, más allá de su muerte en 1974, y por eso merece ser evocado y convocado a las páginas de esta revista cada cierto tiempo. A él, con cierta insistencia, hay que recordarlo.

Miguel Enrique Ramírez Leiva
Compilador de Chile y el mundo con los ojos de Mensaje

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0