Revista Mensaje N° 694: «Bolivia marca pauta»

Este país es considerado, por numerosos analistas, como una suerte de veleta que anticipa la dirección de los vientos que soplan en Sudamérica. En el pasado se señalaba que era el eslabón más débil de la región.

Raúl Sohr

10 noviembre, 2020, 12:45 pm
13 mins

Las elecciones bolivianas burlaron todas las predicciones. Las encuestas anticipaban la victoria de Luis Arce Catacora, el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), colectividad del expresidente Evo Morales. La duda radicaba en si lograría acaparar más de 40 por ciento de los votos y establecer una diferencia superior al diez por ciento ante su más cercano rival. El 18 de octubre las urnas le dieron un éxito inesperado: la mayoría absoluta, con 55 por ciento de las preferencias y 26 puntos de diferencia sobre el expresidente Carlos Mesa, el segundo candidato más votado. El MAS obtuvo también la mayoría en las cámaras de senadores y diputados en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

La asociación entre Arce y el hasta hace poco presidente Morales es estrecha. Fue su ministro de Economía y Finanzas durante el grueso de sus catorce años de gobierno, salvo una breve interrupción de dieciocho meses. Fue percibido como gestor clave del éxito económico: se cuadruplicó el producto interno bruto a 40.800 millones y la pobreza se redujo de 60 a 37 por ciento. En la memoria popular, la gestión de Arce quedó asociada a un período de bonanza. Los gobiernos de Morales multiplicaron los bonos, que incrementaron los ingresos de los sectores más postergados.

Según lo precisa el analista boliviano Fernando Molina, el gobierno del MAS destinó por concepto de la “Renta Dignidad” —entregada a todos a los mayores de 60 años—, 1.200 millones de dólares, beneficiando a 900.000 personas. Junto a las mujeres embarazadas y grupos de estudiantes, se benefició a un tercio de la población con montos que van de 28 dólares a 340 dólares por persona. El auge económico provino de los elevados ingresos por exportaciones que, en una década, pasaron de dos mil millones de dólares a frisar los diez mil millones. Fueron ingresos incrementados por los altos precios internacionales de las materias primas.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Sociólogo, periodista y analista internacional especializado en temas de seguridad y defensa. Estudios superiores en la U. de Chile, U. de París y London School of Economics. Autor de diversos libros sobre materias internacionales. Escribe para Revista Mensaje.