Revista Mensaje N° 695: «Experiencia de alta tensión»

El Centro Cultural La Moneda presenta una retrospectiva del artista brasileño Ernesto Neto, reconocido por la elaboración de esculturas inmersivas de grandes dimensiones, orgánicas, flexibles e incluso aromáticas.

Jazmín Lolas E.

28 diciembre, 2020, 4:54 pm
7 mins

Convertido en artista luego de que fracasara en su intento por estudiar astronomía —reprobó el curso de admisión, según ha contado—, Ernesto Neto ha venido desarrollando desde los años ochenta una obra que con el tiempo se ha expandido en todos los aspectos: el uso de materiales, las referencias, los significados y la relación con el espectador.

La producción del autor, que nació en 1964 en Río de Janeiro y creció junto al mar —«mirando a los pescadores hacer sus propias redes»—, se ha vuelto reconocible en casi cuarenta años por la elaboración de esculturas que en un principio fueron figuras de estilo minimalista, moldeadas en hierro, y luego se transformaron en estructuras cada vez más complejas, flexibles y orgánicas, dependientes de la voluntad y habilidad para el juego del espectador.

Neto, uno de los exponentes más destacados de la escena artística de Brasil, ha construido estos volúmenes con diversos elementos y en diferentes dimensiones, algunas monumentales, como puede verse en la exposición que ofrece actualmente en el Centro Cultural La Moneda. La muestra, que abarca la carrera completa del artista, se estrenó en la Pinacoteca de Sao Paulo durante el primer semestre del año pasado y después se trasladó al Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Escribe habitualmente para la sección “Cultura” de Revista Mensaje.