Revista Mensaje N° 699. Andrei Gómez Suárez: «Colombia se ha vuelto un país muchísimo más autoritario»

Cientista político colombiano adjudica al presidente Iván Duque gran parte de la responsabilidad por la violencia en su país, “pues ha carecido de voluntad política y liderazgo”, negándose a implementar plenamente la Constitución de 1991 y el Acuerdo de Paz de 2016.

Juan Rauld

11 junio, 2021, 12:34 pm
18 mins

Una cierta señal de esperanza generaba a mediados de mayo la apertura a un diálogo por parte del presidente Iván Duque y de los representantes del Comité Nacional del Paro. Este apuntaría a responder a demandas ciudadanas e incorporar a representantes de la oposición a cargos de responsabilidad en el Estado. Para varios analistas, habría así cierta expectativa de que la tensión acumulada desde el inicio de las protestas de fines de abril podría ir desembocando en una salida.

Un observador calificado de todo este proceso ha sido el académico colombiano Andrei Gómez Suárez, actualmente profesor de la Universidad de Winchester e integrante del Centro de Religiones para la Reconciliación y la Paz. Por su historia personal, es un analista con nexos con el quehacer político-social de su país. Durante una década hizo carrera académica en Inglaterra y obtuvo un doctorado en Ciencias Políticas, hasta que el 2014 retornó temporalmente, por cuatro años, a Colombia, donde siguió de cerca el proceso de negociaciones entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias, FARC. Asimismo, integra desde hace años la red internacional “Rodeemos el diálogo”, que tuvo participación en las iniciativas de cese del conflicto armado en su país y que hoy busca contribuir a una mejor convivencia entre los colombianos.

Actualmente, su mayor crítica apunta a la acción del Gobierno del presidente Iván Duque, del partido Centro Democrático.

—Para explicar las protestas de este momento en Colombia, hay que aludir, por cierto, a la reforma fiscal que propuso el Gobierno en abril. Esa alza de impuestos golpeaba a las clases medias. Sin embargo, esa decisión no es la única causa, pues desde hace años se habían producido movilizaciones de jóvenes para favorecer el Acuerdo de Paz, el que finalmente se firmó el 2016. Luego las hubo para protestar por el rechazo que este sufrió un mes después en el plebiscito, lo cual derivó en su renegociación. El 2019 comenzó una nueva ola de manifestaciones, finalmente bloqueada por la epidemia del Covid. Hoy reemergen preocupaciones permanentes, como la necesidad de hacer transformaciones estructurales para cerrar la brecha entre ricos y pobres, y para implementar cambios señalados en el Acuerdo de Paz que son necesarios para cerrar la brecha entre el campo y la ciudad. Respecto de esto último, un factor importante que no ha asumido adecuadamente el Gobierno es el problema del narcotráfico y sus consecuencias en sectores campesinos que —viviendo cerca de grandes extensiones de coca— no encuentran formas legales para sostener una calidad de vida básica. Es decir, el que no se hayan cerrado los términos de implementación de los acuerdos con las FARC es un factor importante en las protestas de hoy.

¿Qué explica que el sistema político no haya logrado dar cauce a esas protestas?

El problema es que no hay voluntad política ni un liderazgo adecuado. Tanto las elecciones del año 2018 como el plebiscito por la paz estuvieron marcados por la posverdad y hubo una estrategia de manipulación emocional a los electores, que se enfocó en promover agendas basadas en el miedo. Se ha hecho ver el miedo al castro-chavismo, miedo que impregnó el imaginario colectivo colombiano. Así, la ultraderecha ganó las elecciones de 2018, tanto la Presidencia como las mayorías del Congreso de la República, convirtiéndose en el partido mayoritario. Debido a eso, la agenda legislativa ha sido impulsada para desmontar elementos importantes del Acuerdo de Paz y no avanzar en las transformaciones estructurales necesarias. Quizás en las elecciones parlamentarias del 2022 pueda darse que la sociedad colombiana elija un nuevo liderazgo político en línea con esa tarea.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Periodista. Editor de Revista Mensaje.