Revista Mensaje N° 700. «Eutanasia: Una postura desde la ética»

El respeto por la vida humana constituye una condición mínima y esencial para elaborar una escala de valores que respete la dignidad de las personas humanas: el rechazo ético a la eutanasia y al suicidio asistido subraya la necesidad de sostener que la vida humana es un valor en sí.

Tony Mifsud sj

22 julio, 2021, 12:41 pm
21 mins

Desde mayo se encuentra en estudio en la Comisión de Salud del Senado el proyecto de ley que modifica la Ley N° 20.584, que “regula los derechos y deberes que tienen las personas en relación con acciones vinculadas a su atención en salud, con el objeto de permitir la muerte digna o eutanasia”. En concreto, la iniciativa legal se refiere a lo que comúnmente llamamos eutanasia, al aludir al “derecho a no padecer dolores o sufrimientos intolerables, a evitar la prolongación artificial de la vida y a solicitar la asistencia médica para morir”. Respecto de esta, en este artículo recordamos la postura oficial de la Iglesia católica y ofrecemos una reflexión ética sobre lo propuesto.

UNA LEY EN ESTUDIO

El proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados en abril pasado (1) establece que únicamente puede solicitar asistencia médica para morir quien haya sido diagnosticado de un problema de salud grave e irremediable. El texto precisa que debe tratarse de una enfermedad terminal, es decir, sin posibilidades de respuesta a tratamientos curativos, que le ocasiona sufrimientos físicos “persistentes e intolerables”, y que estos no pueden ser aliviados en condiciones que él considere aceptables.

Especifica en qué puede consistir y cómo debe concretarse la asistencia médica para morir, los requisitos para solicitarla —por ejemplo, ser mayor de 18 años y estar muy consciente en el momento de pedirla— y el modo en que debe hacerse —constancia por escrito y testigos—, así como se indican exigencias para actuar conforme a la ley.

Este proyecto de ley sobre muerte digna y cuidados paliativos introduce tres novedades: (a) la legalización de la eutanasia; (b) incluye en el concepto de eutanasia la enfermedad irreversible, que no necesariamente resulta ser terminal; y (c) la aceptación del suicidio asistido.

LA ENSEÑANZA DE LA IGLESIA CATÓLICA

La Congregación para la Doctrina de la Fe, en una carta publicada el 25 de junio de 2020 (Samaritanus bonus), sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida, resume y actualiza la postura oficial de la Iglesia católica con respecto al tema de la eutanasia.

La comprensión antropológica cristiana considera el ser humano creado a imagen y semejanza divina y que la vida es un don. La vulnerabilidad humana fundamenta la ética del cuidado, entendida como solicitud, premura, coparticipación y responsabilidad hacia las mujeres y hombres que están necesitados de atención física y espiritual. Frente a lo inevitable de la enfermedad, sobre todo si es crónica y degenerativa, si falta la fe, el miedo puede llevar a la petición de la eutanasia o del suicidio asistido.

“En la fe cristiana, el acontecimiento de la Resurrección no solo revela la vida eterna, sino que pone de manifiesto que en la historia la última palabra no es jamás la muerte, el dolor, la traición, el mal. Cristo resurge en la historia y en el misterio de la Resurrección existe la confirmación del amor del Padre que no abandona nunca” (cap. II). Después de todo, la respuesta cristiana al misterio del sufrimiento y de la muerte no es una explicación, sino una Presencia que se hace cargo del dolor, lo acompaña y lo abre a una esperanza confiada.

La Iglesia, al afirmar el sentido positivo de la vida humana como un valor ya perceptible por la recta razón, no recurre a un criterio subjetivo o arbitrario; se trata de un criterio fundado en la inviolable dignidad natural, ya que la vida es el primer bien porque es condición de posibilidad de todos los demás bienes. Es decir, “el valor inviolable de la vida es una verdad básica de la ley moral natural y un fundamento esencial del ordenamiento jurídico” (cap. III).

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Sacerdote jesuita. Teólogo.