Revista Mensaje N° 705. «Nicaragua: Dictaduras, violencia y clamor por los derechos humanos»

La crítica situación de Nicaragua obliga a desplegar esfuerzos para establecer un sistema democrático y resguardar los derechos humanos y políticos hoy conculcados. Repasamos la convulsionada historia de ese país en las últimas décadas.

Edgardo Riveros M.

28 diciembre, 2021, 12:00 pm
18 mins

Diversas experiencias señalan la ruta que ha vivido Nicaragua desde hace décadas, en un devenir altamente convulsionado. En 1936 comenzó la era de los Somoza, con Anastasio Somoza García, seguido de su hijo Luis, era que se prolongó por 43 años hasta que el tercero de los Somoza, Anastasio Somoza Debayle, fue desplazado del poder mediante la revolución sandinista de 1979. Esta fue provocada por el movimiento que lleva ese nombre en homenaje al general Augusto César Sandino, quien encabezó la reacción contra la intervención que aplicó Estados Unidos en Nicaragua hasta 1933.

La dictadura de los Somoza trajo consigo la violación sistemática de los derechos humanos y una secuela de corrupción que tuvo su culminación con Somoza Debayle, conocido también con el apodo de “Tachito”, para individualizarlo y distinguirlo de su padre. Los abusos y atropellos, con numerosas víctimas, fueron provocando la reacción de la población nicaragüense, motivando un transversal movimiento de rechazo que sumó a gremios profesionales, organizaciones de trabajadores urbanos y rurales, profesionales, intelectuales y sectores empresariales. En paralelo, se desarrollaba un proceso de organización armada, que había comenzado a fraguarse en 1960 y que después de varias derrotas comenzó a mostrar capacidades de acción efectiva a partir de 1977, aunque imposibilitadas de derribar por la vía armada a la dictadura.

La causa democrática de Nicaragua también motivó la solidaridad internacional en diversos países y concitó la atención de organizaciones internacionales, que se pronunciaron por el cese de las violaciones a los derechos fundamentales.

La pobreza extrema de un amplio sector de los habitantes quedó más en evidencia y agudizó la tensión y descontento a causa del terremoto de 1972, que afectó particularmente a la ciudad capital Managua. Entre los derechos reclamados, estuvo la libertad de expresión e información a raíz de la persecución y censura imperantes. En este ámbito un hecho a tener como referente se encuentra el asesinado del periodista estadounidense Bill Stewart, atribuido a la Guardia Nacional, organismo encargado de las mayores acciones de represión del gobierno nicaragüense. Este asesinato motivó la película Under Fire y tuvo efectos políticos de tal envergadura que influyó en la decisión del gobierno de Estados Unidos, encabezado por el presidente Jimmy Carter, de abandonar su apoyo al dictador.

Por su parte, el asesinato en enero de 1978 del director del diario La Prensa Pedro Joaquín Chamorro —medio de comunicación opositor a Somoza— trajo consigo el aglutinamiento de un movimiento político transversal. Chamorro, integrante de una influyente familia en el país centroamericano, se transformó en un símbolo de la oposición y resistencia, sumando a grupos de personas que, aun cuando eran contrarias al régimen imperante, hasta el momento de la muerte de Chamorro estaban pasivas y miraban con recelo las acciones sandinistas.

LA JUNTA DE DANIEL ORTEGA Y GUERRA CIVIL

Es un punto común en el análisis estimar muy difícil que el solo movimiento armado de resistencia hubiese podido lograr el éxito de desplazar del poder a la dictadura. Se requería la acción transversal de la oposición, cuestión que finalmente se dio para que el 29 de julio de 1979 se consolidara el desplome de la era somocista, dos días después de que Anastasio Somoza abandonara el país y, así, en consecuencia, se disolviera la Guardia Nacional.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Abogado: académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Central.