Se incrementaron en el mundo el consumo y las muertes por drogas

Lo destaca la ONU en su Informe Mundial sobre las drogas. Entre las drogas en expansión se alerta sobre medicamentos opioides, como el tramadol.

Ciudad Nueva

28 junio, 2019, 12:01 pm
5 mins

La ONU lanzó una alarma a través de su Informe Mundial sobre las Drogas, ante el aumento de muertes por el uso de drogas y por el incremento del consumo. Se constata el aumento del uso de las drogas tradicionales de origen vegetal, como también de las producidas sintéticamente. En 2017, 585 mil muertes por droga en el mundo, que contrastan con los 450 mil fallecimientos en 2015. Dos tercios de las muertes registradas, unas 390 mil, han sido producidas por los opioides, que se difunden como medicamentos y terminan provocando adicción. Solo en los Estados Unidos hubo 47 mil muertes por sobredosis de opioides. El dato más preocupante, es el relativo a la pérdida de “vida sana” provocada por las drogas. La ONU estima que se perdieron, de este modo, 42 millones de años por muertes prematuras, alguna discapacidad derivada del consumo de estupefacientes.

Si bien se trata siempre de estimaciones, los números son inquietantes. Se cifran en 217 millones los consumidores de drogas en el mundo. Es el 5% de la población global entre 15 y 64 años. Es un 30% más que en 2009. Unos 188 millones consume marihuana. Son de 30 a 35 millones las personas que sufren graves trastornos causados por las drogas.

En 2017 se produjeron casi 2 mil toneladas de cocaína, el 70% en Colombia, donde la superficie de cultivo de la coca se triplicó. México se añade a los países productores de opio del mundo, situándose tras Afganistán y delante de Birmania. Se produjeron casi 7.800 toneladas de opio, de las cuales 6.400 toneladas provienen de Afganistán. Aquí debe aparecer un dato que el informe ONU no brinda, pero que es conocido: la mitad de la producción de opio de Afganistán, que ha crecido pese a la ocupación militar de tropas occidentales, termina en los laboratorios farmacéuticos que producen medicamentos a partir de esta sustancia. Eso genera un gigantesco negocio debido al bajo precio de tales medicamentos que, sin embargo, se han transformado en una sustancia adictiva para muchos.

Casi 600 toneladas de opio las produce México. El cultivo de la adormidera se ha multiplicado por 4 en 12 años, alcanzando las 30 mil hectáreas.

La ONU señala el peligro del tramadol, un analgésico que en África está provocando una crisis, ya que su acción es similar a la morfina. En Asia este medicamento se produce en modo ilícito. Los 10 kg incautados en los países africanos en 2010 se han transformado en las 125 toneladas secuestradas en 2017. La Organización también señala el problema de las drogas sintéticas, como las anfetaminas y los estimulantes, las más consumidas en Asia. Se estima que hay 29 millones de consumidores de tales estupefacientes.

Respecto del cannabis, la legalización de esta droga ha tenido un primer efecto de incrementar su consumo según el informe de la ONU. En los nueves estados de Estados Unidos donde se legalizó el consumo, en 10 años, el número de consumidores creció en 63%. Entre los que ya consumían a diario estupefacientes, ese incremento ha sido del 130%. Son tendencias que deberán considerarse al estudiar los efectos de la legalización del cannabis en Canadá y Uruguay, destaca la ONU.

El informe también señala el resultado positivo de haber prohibido sustancias químicas con efectos similares al éxtasis o el cannabis. Eso ha impedido su expansión. Donde menos resultados se consiguen es en la prevención y el tratamiento, apenas una de cada siete personas con problemas graves recibe tratamiento. Otro foco de producción de trastornos graves y de enfermedades derivadas del consumo de drogas, como la hepatitis C o el VIH y la tuberculosis, son las cárceles en el mundo, donde la prevención no está registrando efectos.

_________________________
Fuente: https://ciudadnueva.com.ar

El Grupo Editorial Ciudad Nueva tiene un compromiso: contribuir, mediante sus publicaciones, a la fraternidad universal. Este compromiso implica la defensa de valores como el diálogo, la paz, la solidaridad, la justicia, los derechos humanos, la diversidad, la tolerancia.