El Evangelio que anunciamos las mujeres. Mi alma está turbada

Por Bernardita Zambrano Chávez
Que en el andar cuaresmal, preparándonos para la Pascua, nuestra vida dé cuenta de que ya fuimos salvados/as y que, como Jesús, nuestra única seguridad sea hacer aquello que está en lo más hondo del corazón, allí donde sigue estando grabada la Ley del Amor de nuestro Dios.

¿Por qué descansar?

Por San Alberto Hurtado
En estas reflexiones escritas en París en 1947, el padre Alberto Hurtado señala que el cuerpo y el alma humana necesitan del descanso. Sin este, llega «el activismo, que se sube como el champaña, que pretende objetos inalcanzables, quita todo tiempo para contemplación; deja el hombre de ser el dueño de su vida», señala.

Gotas de sabiduría ignaciana

Por Alfredo Infante sj
Nuestras conversas son abono para la vida interior, porque, como decía el maestro Ignacio de Loyola, el decir ayuda al sentir. Y sentir en lenguaje ignaciano no es algo epidérmico sino profundo y entrañable.