El último dictador

Por Noel Álvarez
En Bielorrusia, los derechos humanos no existen, y quienes no tienen empleo son considerados “parásitos sociales” y, como tales, son condenados a pagar 200 dólares de impuestos al año.