Elogio del malestar

Por José María Rodríguez Olaizola sj
A veces hay que luchar contra el malestar, pero otras veces toca aceptarlo, porque nace de situaciones elegidas, necesarias o valiosas.