Reino Unido: El escándalo Windrush muestra que hay que terminar con las políticas migratorias hostiles

En respuesta a la buena noticia de que el gobierno del Reino Unido cedió a la presión de los medios de comunicación y revirtió el maltrato a los ciudadanos de la llamada generación Windrush, el Servicio Jesuita a Refugiados del Reino Unido (JRS UK) ha pedido a la Ministra del Interior que abandone su cruel y hostil política migratoria.


logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0