Gotas de sabiduría ignaciana

Por Alfredo Infante sj
Nuestras conversas son abono para la vida interior, porque, como decía el maestro Ignacio de Loyola, el decir ayuda al sentir. Y sentir en lenguaje ignaciano no es algo epidérmico sino profundo y entrañable.

Nuestros miedos

Por José Antonio Pagola
La fe llena el corazón de fuerza. La fe no crea hombres cobardes, sino personas resueltas y audaces. No encierra a los creyentes en sí mismos, sino que los abre más a la vida problemática y conflictiva de cada día.