El último venezolano

Por Ricardo Bello
El clima de deterioro económico nos ha llevado a un despeñadero tal, que ya no nos sorprende enterarnos de hechos pavorosos que ocurren casi en la puerta de nuestras casas, donde ver a familias comiendo directamente de las bolsas de basura sería lo menos escandaloso.