¿El mundo vs Dios?

Nos fascina y nos seduce la misión de Jesús, pero después, cuando encontramos las consecuencias, tenemos miedo, nos angustiamos y quisiéramos volver a los criterios del mundo.



Escuchar y seguir a Jesús

La fe no es un sentimentalismo


Roma pública y privada


Sembrar

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0