Recuperar la amabilidad

Por Genaro Ávila-Valencia sj
Nuestro ceño fruncido parece imponerse ante una tierna sonrisa. Nuestra mirada opacada suele ver a todos como objetos y deja de asombrarse ante la belleza.