Dios no tiene la culpa

Por Juan Navarro Floria
En nombre de qué Dios habla Bolsonaro. En su discurso homofóbico, violento, racista (que lo convierten en una caricatura subdesarrollada de Donald Trump) ciertamente no resuena el eco del Evangelio. No podemos reconocer en ese Dios al Dios de Jesús.