Negocios de poca importancia

Por Genaro Ávila-Valencia sj
Los cristianos nos entretenemos en negocios de poca importancia, sin ser capaces de ver más allá de nuestro ombligo, de nuestras propias necesidades, miedos, deseos, etc.