La prisión del emotivismo

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Solo la emoción. Pura y dura. Hoy no parece haber mucho más que eso. Pero la emoción nos hace manipulables, y por lo mismo, cautivos.