Sin sexo no hay paraíso

Por Noel Álvarez
La tan deseada paz interior, la encontraron las mujeres de Atenas y Esparta cuando, cansadas de la violencia, la guerra y los diálogos frustrados, decidieron castigar a sus maridos y convocar a una huelga sexual, cuya única finalidad era: alcanzar la paz.