Paz y perdón

Por Monseñor Enrique Díaz Díaz
II Domingo de Pascua. No podemos quedarnos estáticos contemplando las cicatrices porque caemos en el abismo de la duda, la desesperación y el rencor. Solo la paz y el perdón nos darán la verdadera dimensión humana y divina de la persona.