El espejo de Narciso y el icono de Kolvenbach

Por Jaime Tatay sj
En lugar de mirarnos compulsivamente en los espejos y las pantallas, o escuchar nuestro eco en las nuevas cavernas digitales, los cristianos estamos invitados a salir y contemplar, en silencio, los iconos.