Defender lo improductivo

Por Pablo Martín Ibáñez
El frenético ritmo de producción al que nos hemos acostumbrado está llegando también al ámbito de lo espiritual.