El espejo de Narciso y el icono de Kolvenbach

Por Jaime Tatay sj
En lugar de mirarnos compulsivamente en los espejos y las pantallas, o escuchar nuestro eco en las nuevas cavernas digitales, los cristianos estamos invitados a salir y contemplar, en silencio, los iconos.

La amistad

Por Fernando Gálligo sj
Los verdaderos amigos son los que te quieren tal y como eres, aun conociendo todas tus limitaciones.

Orgullo

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Si solo construyes desde la autocomplacencia y la mirada a ti mismo, te terminas encerrando en una burbuja que te aísla.

Avaricia

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Hay una línea que separa la necesidad verdadera de la ansiedad impuesta, la seguridad del exceso y la prudencia del abuso.

Pereza

Por José María Rodríguez Olaizola sj
El problema de la pereza como actitud vital es que termina haciendo que algunas cosas que son importantes —acaso imprescindibles— se pierdan y queden sin hacer.

Lujuria

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Una vivencia de las relaciones físicas que se agota en sí misma.

Perdonar es exponer el corazón

Por Genaro Ávila-Valencia sj
Perdonar es ejercitar la compasión, la paciencia y la comprensión. Perdón es justicia. Perdonar es la disposición a tejer, una y mil veces más, comunidad, con el hilo frágil que somos y el barro herido que nos constituye.

Envidia

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Aprender a sonreír con otros, por otros, sin convertirse uno mismo en referencia de todo lo que esos otros tienen, viven o celebran.

Ira

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Frente a la ira, la alternativa no es la paz de los apáticos, aquellos a quienes nada afecta. Es, más bien, la pasión de quien no olvida, por más intensidad con la que viva las cosas, al prójimo.

¿Por qué es necesario?

Por José María Rodríguez Olaizola sj
No quieren sentirse cristianos de segunda. No quieren conformarse con formulaciones que nacen de la incomprensión de la realidad de las personas homosexuales.