Dar voz al Dios arrinconado

Por Sergio Gadea sj
La indiferencia o la hostilidad de un entorno no tiene por qué implicar autolimitarnos el deseo de compartir la Buena Noticia.