Compartir la mesa

Por Monseñor Enrique Díaz Díaz
Hay quienes cierran los ojos y ponen cortinas para no ver la realidad. O se escudan en que no pueden ellos cambiar el sistema mundial. Pero la transformación mundial pasa por las pequeñas acciones que hacemos cada uno de nosotros. XXVI Domingo Ordinario.