Tengamos sed de Dios, del Dios vivo

Por Padre Antonio Rivero
¿Dónde suelo ir a saciar mi sed: a los pozos contaminados de este mundo o a la fuente de Cristo que la Iglesia conserva intacta y viva en los sacramentos y en la piedad popular? Tercer domingo de Cuaresma.