El precio de la ira

Por Javier Bailén sj
No podemos caer en la trampa de permitir acciones injustas a según qué personaje público. Da igual quién seas, cuál haya sido tu trayectoria personal o profesional. Si has hecho una cosa mal, debes asumir las consecuencias.

Trivializar el perdón

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Estamos en una sociedad que todo lo adelgaza. Todo es banal, superficial e intrascendente; prescindible, trivial y olvidable... ¡No! La vida es seria. El amor es serio. Y la justicia. La verdad. La vocación. El talento. Y el perdón.

El laberinto de la desolación

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Aceptar la búsqueda más lenta de un camino. Aprender a resistir, descubriendo que eres más fuerte de lo que piensas. He ahí la clave. Aceptar.

El laberinto de los miedos

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Miedo a perder, miedo a no valer, miedo a fracasar, miedo a equivocarte, miedo al abandono, miedo a sufrir, miedo...

El laberinto de la certidumbre

Por Ulises Covarrubias sj
Cuando creemos tener a Dios o al prójimo completamente descifrado, entramos en el laberinto de la certidumbre. Es un laberinto labrado por nuestras propias ideas preconcebidas y nuestras expectativas.

El laberinto de las excusas

Por José María Rodríguez Olaizola sj
A veces te engañas, te convences, te mientes a ti mismo para justificarte. Pero, si rascas un poco, reconoces que esas excusas son mentiras (conscientes o inconscientes).

El laberinto de la evasión

Por Ulises Covarrubias sj
Es fácil entrar, lo único que necesitas es una situación, una memoria, o un sentimiento que quisieras evitar. Es un laberinto atractivo.

El laberinto de las expectativas

Por José María Rodríguez Olaizola sj
Te importa cumplir: hacer las cosas bien, acertar, responder lo que se supone que tienes que responder, tener la palabra precisa, no defraudar nunca... Pero, ¿quién puede acertar siempre?

El laberinto del perfeccionismo

Por Ulises Covarrubias sj
El perfeccionismo ni es alivio, ni es solución. Es un mecanismo de supervivencia. Se entra en su laberinto cuando no se encuentra otra alternativa de cómo vivir.