Los grises de la vida

Por Álvaro Zapata sj
«Ni excesivamente alegre ni terriblemente decepcionado». No es frecuente escuchar una valoración que no se deje llevar por el triunfalismo o el fatalismo, y menos en política.