Gaudete et exsultate: El fin de una era

Por Gustavo Irrazábal
Todos estamos llamados a la santidad, aunque cada uno a su manera, sea consagrado o laico, no solo en lo extraordinario sino en lo ordinario de la propia existencia, bajo el impulso de la gracia divina.