Tareas ante la violencia escolar

Sr. Director:

Aunque se trata de un tema que duele, y mucho, resulta en cierta manera esperanzador que desde tantas partes se esté manifestando preocupación por la violencia expresada en los establecimientos escolares. Esa manifestación puede ser indicio de que se puede avanzar en tratar los hechos. Y me refiero a la violencia que se ve en los colegios, al margen de las manifestaciones en las calles, pues es un fenómeno diferente, aunque puede estar ligado a la dureza con se ejercen las protestas.

Para la violencia escolar o los episodios de bullying hay explicaciones multifactoriales, que van desde la pandemia hasta la polarización que vive el país en tantos sentidos. Solo hasta principios de abril en la Superintendencia de Educación había más de mil doscientas denuncias relacionadas con maltrato a estudiantes, principalmente de maltrato físico y psicológico entre alumnos, significando un 25% más que lo registrado el año anterior. En buena medida esto puede deberse a que después de dos años los jóvenes están en contexto escolar sin restricciones y se muestra lo mucho que les afectó el encierro.

Por lo anterior, es valorable la iniciativa que ha lanzado el Ministerio de Educación para ayudar a la convivencia escolar pero eso de nada servirá si las comunidades no se comprometen a actuar también, esforzándose en colaborar en un aprendizaje socioemocional y ayudar a la creación de comunidad, todo lo cual también es parte del rol de los padres, siendo el suyo un esfuerzo formativo más que punitivo.

Juan Antonio Reyes D.

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0