Ucrania y el fin de una era

Sr. Director:

La primera víctima de la guerra es la verdad. Poseemos una enorme cantidad de información sobre el conflicto en Ucrania, pero escasísimas perspectivas sobre su significado para el futuro del mundo, excepto una incipiente sensación de que la era histórica en la que vivíamos, la de postguerra fría, se ha terminado, aunque no sabemos en qué consistirá la nueva.

El optimismo sobre la inevitabilidad de la democracia se acabó hace una década, con el fracaso de la Primavera Árabe y con los nuevos autoritarismos en Hungría, Turquía, Venezuela y muchos más, que han llevado a hablar de una «recesión democrática». Asimismo, los historiadores verán con gran ironía que el máximo ganador de este periodo ha sido China, país que ha experimentado el mayor milagro económico de la historia, rescatando de la pobreza en pocas décadas a más de trescientos millones de sus habitantes. Será la economía más grande del mundo para el 2030. La postguerra fría ha sido la era del «superpoder solitario» (Huntington). EE.UU. ha tenido aventuras imperiales fracasadas en Medio Oriente, administra el sistema financiero mundial, su moneda es la reserva mundial y está a la cabeza de la OTAN. Con el surgimiento de un poder rival, todo esto está en discusión. Ahora, la guerra en Ucrania marca un hito porque la multipolaridad y la posibilidad de guerra han dejado de ser asuntos teóricos.

En el actual escenario, Rusia no está sola en el mundo. India no ha condenado el ataque; ha mantenido una relación de comercio en energía y armas, en una cercanía que proviene de tiempos soviéticos. Subyacente a todo esto, está el cambio climático que, aún sin nuevas guerras, será el desafío más grande que la humanidad ha enfrentado hasta ahora, y es un desafío imposible de superar sin la cooperación de todas las partes, en todo el mundo.

Muchos ven las noticias de Ucrania y se preguntan cuándo se acabará todo esto. La realidad es que «todo esto» es el nuevo escenario. Lo que se acabó fue el período en que vivíamos, que —nos hemos dado cuenta— no era más que una tregua.

Francesco Gissi
Máster en Estudios Asiáticos, Universidad de Leeds

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0