Un tesoro encontrado en un campo (tomado del Oráculo cristosófico): (Mt 13, 44)

Trabaja tu interior. Reconoce tus deseos. Decídete por uno de ellos. ¡Decídete por ti mismo(a)! Goza con tu elección y cuídala toda la vida.

Jorge Costadoat sj

21 Abril, 2017, 7:38 pm
3 mins

El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel”.

En la vida se dan algunas oportunidades extraordinarias —normalmente pocas— de tomar una decisión fundamental. En estas ocasiones, hay que arriesgar mucho o todo. De esta decisión puede depender ni más ni menos que la felicidad. ¡Qué alegría se siente cuando se da el paso! La decisión puede causar miedo, inseguridad, pero nada debiera impedir que se concrete. Hay momentos en que lo que está en juego es muy grande: la mujer o el hombre soñado, el trabajo que se desea, la casa anhelada, la vocación sacerdotal o religiosa… Se trata de un tesoro escondido en un campo. El que compra el campo se queda con él. Pero si no lo hace, nunca más encontrará un tesoro semejante. Sería muy raro que se repitiera un hallazgo así. Como enseña el sabio Ribhu: “Renunciar a todo es felicidad eterna. Renunciar a todo es un gran gozo. Renunciar a todo es la Felicidad suprema” (Ribhu Gita, capítulo 15).

Jesús, en otro pasaje del Nuevo Testamento, enseña: “El que quiera salvar su vida, la perderá. Y el que la pierda, la ganará” (Lc 17, 33).

¿Has sentido alguna vez la alegría de tomar una decisión que cambiará para siempre tu destino? ¿Has averiguado qué es lo que quieres en lo más profundo de ti? Trabaja tu interior. El momento se puede presentar pronto. Si no conoces tus deseos se te puede pasar la oportunidad de la vida. Y si ya pasaste por la alegría de haber encontrado el tesoro del que habla Jesús, si compraste ya el campo para quedarte con él, ¿de qué te quejas? Gózalo como se merece. No vuelvas a lamentarte de nada. Lo tienes todo.

Trabaja tu interior. Reconoce tus deseos. Decídete por uno de ellos. ¡Decídete por ti mismo(a)! Goza con tu elección y cuídala toda la vida.

_____________________
Fuente: http://jorgecostadoat.cl/wp

Sacerdote jesuita chileno. Teólogo.

Leave a Reply

  • (not be published)