Venezuela: ¿De nuevo la hiperninflación en el futuro cercano?

Es la multiplicación de efectos perversos de la asfixia regulatoria, de la precariedad institucional, de las arbitrariedades del poder discrecional y de la emisión irresponsable de dinero.

Francisco J. Contreras M.

21 noviembre, 2019, 10:22 am
3 mins

Desde marzo de 2019 hasta septiembre de 2019, las autoridades monetarias mantuvieron una estrategia de reducción de la emisión de dinero (hasta 15% en septiembre) y de contención de la expansión secundaria de la oferta monetaria mediante regulaciones del encaje legal, y más recientemente con una indexación del crédito bancario (se redujo el crecimiento al nivel de 16%).

Desde el mes de octubre la emisión de dinero aumentó en 45% y la expansión secundaria de la oferta monetaria alcanzó 54%; la proyección estimada para el mes de noviembre es, respectivamente, 69% y 70%.

Ese cambio de estrategia constituye la explicación de la volatilidad y aumento de las tasas de canje del dólar en el mercado cambiario y un probable aumento de la inflación en los alrededores de 70% para el mes de octubre, y de continuar la expansión monetaria de esa manera para el mes de noviembre la inflación podría estar muy próxima del 100%.

Por supuesto hay contrapesos que moderan el mercado, entre ellos:

1. Las remesas.
2. El atractivo del lavado de fondos de dudoso origen.
3. Un mercado cambiario cuyos marcadores se fijan a través de operaciones en “criptomonedas”.
4.Las exportaciones de recursos mineros tanto en el sector público formal como del mercado negro.

Es una confluencia compleja de multitud de eventos de naturaleza discontinua e inciertos, pues los impactos de un mismo suceso pueden, en un contexto, presionar el alza de la tasa de canje como atenuarla. Los costos de transacción se elevan en los mercados negros que también se multiplican. Un ejemplo lo constituye el menudeo con divisas en el cual el ciudadano común se ve expuesto a pérdidas al efectuar sus pagos, pues debe hacerlo con billetes impecables y lo más nuevos posibles, si cae en el mercado secundario de divisas sufre pérdidas de capital porque el costo de desprenderse de esos billetes oscila entre 10% y 20%. En tanto que se ve obligado a recibir las divisas como remuneración o cobro de servicios sin descuento y sin ese cuido que le exigen a la hora de pagar.

Es la multiplicación de efectos perversos de la asfixia regulatoria, de la precariedad institucional, de las arbitrariedades del poder discrecional y de la emisión irresponsable de dinero. Es el estilo de gobernanza populista que prefiere obviar el asunto porque quien detenta el poder quiere perpetuarse en el disfrute de los males públicos y quien aspira desplazar a los gobernantes de turno disfrutar de esas rentas de oportunidad.

_________________________
Fuente: http://revistasic.gumilla.org

Escribe para revista SIC de Venezuela.