Arzobispo de Chicago llama a la no violencia armada y a la protección del pueblo

El Cardenal Blase J. Cupich emitió una declaración tras el tiroteo del 4 de julio en Highland Park, durante un desfile del Día de la Independencia.

“Lo que debería haber sido una celebración pacífica de la fundación de nuestra nación terminó en una tragedia indescriptible”. Con estas palabras el Cardenal Blase J. Cupich, arzobispo de Chicago, se refiere al tiroteo acaecido el pasado 4 de julio en Highland Park, cuando al menos 6 personas fallecieron y otras resultaron heridas después de que un hombre abriera fuego mientras las familias asistían a un desfile del Día de la Independencia.

“Por favor, únanse a mí en la oración por las víctimas y sus seres queridos, que nunca imaginaron que una celebración del 4 de julio podría convertirse en un campo de exterminio”, expresó, y añadió la petición de rezar también por la seguridad de los socorristas. “Se precipitaron valientemente hacia el peligro para atender a las víctimas y proteger a los demás de cualquier daño”, dijo.

“Apenas estamos en julio, y este año Estados Unidos ya experimenta más de un tiroteo masivo al día”, apuntó el Purpurado, quien consideró además que “sea cual sea la opinión que se tenga sobre el derecho a portar armas, hay mucho espacio para el juicio prudencial a la hora de interpretar la Segunda Enmienda con el fin de promulgar medidas de seguridad de armas serias y ampliamente populares”.

Cupich aseveró que, el mes pasado, “el Senado aprobó por fin un proyecto de ley de seguridad de armas importante, aunque modesto. Pero está claro que hay que hacer más”.

El derecho a portar armas no eclipsa el derecho a la vida, o el derecho de todos los estadounidenses a seguir su vida sin el temor de que puedan ser destrozados por las balas en cualquier momento. La violencia armada es una cuestión de vida. Debemos seguir rezando para que todos nuestros funcionarios, tanto los elegidos como los no elegidos, redoblen su compromiso de mantener a salvo al pueblo al que han jurado servir.

Al final de su mensaje, Cupich recordó las palabras del Santo Padre en una carta dirigida a los habitantes de Chicago el 4 de abril de 2017: “Como dijo el Dr. Martin Luther King Jr., la humanidad ‘debe desarrollar para todos los conflictos humanos un método que rechace la venganza, la agresión y las represalias. El fundamento de ese método es el amor’. Insto a todas las personas, especialmente a los hombres y mujeres jóvenes, a que respondan a las proféticas palabras del Dr. King y sepan que la cultura de la no violencia no es un sueño inalcanzable, sino un camino que ha dado resultados decisivos”.

“Que el Señor de la misericordia abrace en el amor a los que han muerto, traiga la curación a los heridos, el consuelo a sus seres queridos y el valor a todos nosotros, para que podamos responder a esta tragedia unidos como hijos de Dios para construir un camino hacia la seguridad y la paz”, concluyó el Cardenal.


Fuente: www.vaticannews.va

ARTÍCULOS RELACIONADOS

logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0