Ayuda a Valparaíso

Más de 600 personas perdieron absolutamente todo y hoy necesitan apoyo para levantar sus viviendas.

Fe y Alegría Chile

30 diciembre, 2019, 5:18 pm
2 mins

El martes 24 de diciembre, a pocas horas de Nochebuena, comenzó un incendio forestal que se propagó por los cerros Rocuant, Ramaditas y San Roque de Valparaíso, destruyendo por completo al menos 245 casas. Cientos de familias que celebraban Navidad tuvieron que huir de las llamas y, gracias a Dios, no lamentamos pérdidas fatales. Sin embargo, más de 600 personas perdieron absolutamente todo y hoy necesitan apoyo para levantar sus viviendas.

Siete familias de nuestra Escuela San Ignacio de Loyola fueron afectadas por esta tragedia y desde su comunidad ya han activado todos los mecanismos para poder colaborar con ellas. Se están llevando útiles de aseo personal, agua, colaciones y también se está recolectado ropa de cama, zapatos y ropa. Además, el Centro de Padres está organizando un bingo para el viernes 3 de enero que permita recaudar fondos para apoyar a las familias en la compra del equipamiento necesario para sus casas (cocina, camas, colchones, loza, ollas, etc.).

Complementario a esto, como Fe y Alegría Chile —perteneciente a la Red Educacional Ignaciana— nos hemos puesto en la tarea de recaudar fondos a través de todas nuestras redes para aportar en la compra de materiales de construcción y así apoyar la reconstrucción de sus viviendas. Para ello hemos dispuesto la cuenta corriente de la misma Fundación donde estaremos recibiendo donaciones hasta el día 10 de enero. Somos muchos en nuestra red y ahora los necesitamos a todos.

Esperamos que el espíritu de la Navidad se expanda en estos días en que tanto necesitamos la solidaridad de cada una y cada uno.

Haz tu aporte a nombre de Fe y Alegría Chile:
Cuenta Cte. Banco de Chile N° 51169-02
Rut 70.703.200-6
Correo kquijada@redignaciana.cl

Equipo Red Educacional Ignaciana

_________________________
Fuente: https://feyalegria.cl/home

23 instituciones educativas ubicadas desde Antofagasta a Puerto Montt, con historias diferentes, pero con una misma misión: formar hombres y mujeres plenos, que con sus talentos puedan transformar la sociedad en una más justa y solidaria, siendo fieles así al llamado de Cristo. La inspiración viene de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.