Comenzó la 115 Asamblea Plenaria de la CECh

En esta oportunidad los obispos analizarán en profundidad los ecos de la visita del Papa Francisco a Chile, y abordarán los principales desafíos para la Iglesia hoy y el camino pastoral a recorrer.

Prensa CECh

10 abril, 2018, 10:13 am
5 mins

Con una eucaristía presidida por el Nuncio Apostólico en Chile, Mons. Ivo Scapolo, se dio inicio este lunes 9 de abril a la 115ª Asamblea Plenaria de obispos. Fueron concelebrantes principales en esta ocasión, Mons. Ignacio Ducasse y Mons. René Rebolledo.

En su homilía, Mons. Scapolo expresó que, así como Jesús nació y resucitó por el Espíritu Santo, algo semejante ocurre en la vida de la Iglesia, ya que el Espíritu vive en ella. Por lo tanto, su misión no es encerrarse en sí misma, sino que abrirse al mundo, darse totalmente como Cristo a la humanidad.

“Jesús nos pide salir de nosotros hacia el mundo, con un mensaje de vida, salvación, paz y alegría”, enfatizó el Nuncio respecto de la misión del obispo en medio del Pueblo de Dios.

Tras la sesión inaugural de la Asamblea, los obispos conocieron el informe de la Comisión Nacional que preparó y organizó la visita del Papa Francisco.

La Asamblea continuará hasta el viernes 13 al mediodía.

CARDENAL RICARDO EZZATI: “NUNCA HA ESTADO EN MÍ QUERER OFENDER A NADIE”

En conversación con los periodistas al término de la eucaristía inaugural de la Asamblea, el cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago, fue consultado acerca de su postura sobre el cambio registral en el proyecto de ley sobre identidad de género.

“Lo primero que tengo que decir y reafirmar es mi más amplio respeto a toda persona, en cualquier situación, más allá de nuestras diferencias y de nuestros condicionamientos. Hay algo fundamental, es que todos somos personas, y las personas son sujetos de todo derecho y de todo respeto. Lo que yo dije el viernes pasado es que una legislación sobre personas tiene que darse en un ambiente de respeto y en un ambiente de diálogo”.

Respecto del ejemplo que mencionó el arzobispo y que suscitó críticas en diversos sectores, precisó que él dio una definición de lo que significa el nominalismo. “Es una corriente de pensamiento que consiste en poner nombres que no siempre responden a la realidad. Reconozco que en ese contexto probablemente utilicé mal el ejemplo. Lo cierto es que las personas necesitan que se les llame por su dignidad. En mi intención, lo que yo dije lo referí al nominalismo y no a las personas, que me merecen todo el respeto. He tenido muchas conversaciones con papás y con autoridades. Siempre he manifestado que la primera actitud es de respeto a las personas”.

Consultado sobre qué diría a los grupos que se han sentido ofendidos por sus dichos, el arzobispo invitó a que puedan “mirar lo que yo en verdad dije. Si se han sentido ofendidos, les pido disculpas, sin duda alguna. Nunca ha estado en mí el querer ofender a nadie. Lo que está en mí es proponer la dignidad de toda persona. Y aceptar que estamos viviendo en un país donde hay diferentes visiones sobre el concepto de persona humana”. Y añadió: “Yo creo que el cambio registral es solo parcial, no soluciona el problema de fondo de la persona. Hay que buscar que estas personas sean reconocidas en lo que más son, no solamente en un asunto de registro”.

MONS. JUAN BARROS: “NO HE ENTREGADO CARTA RENUNCIA A MONS. SCICLUNA”

Por su parte, el obispo de Osorno, Mons. Juan Barros, también dialogó con los periodistas, quienes le consultaron por versiones periodísticas que afirmaban que había entregado una carta de renuncia a su cargo de obispo de Osorno, cuyo texto habría presentado a Mons. Charles Scicluna, arzobispo de Malta, quien estuvo en Chile escuchando a personas que tenían antecedentes que aportar sobre la situación del obispo de Osorno.

“No es efectivo, yo no le entregué ninguna carta a monseñor Scicluna”, manifestó Mons. Juan Barros a la prensa.

_________________________
Fuente: Prensa CECh / www.iglesia.cl

Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Chile, donde se dan a conocer noticias relacionadas con la Iglesia chilena y mundial.