El Evangelio que anunciamos las mujeres. “Chile, Chile lindo, como una alabanza al Amor”

Jesús, desde los últimos optó por los últimos: por los sufrientes y los excluidos

Anita de Jesús y de La Legua

17 septiembre, 2019, 12:14 pm
4 mins

Domingo 22 de septiembre
Chile, Chile lindo, como una alabanza al Amor
Lucas 16, 1-13

Una vez más Jesús nos ofrece generosamente su Palabra para iluminar las cosas importantes de la vida: “No se puede servir a Dios y al dinero”.

Al leer este Evangelio podemos concluir dos cosas: primero, que al Señor le debe gustar cuando se perdonan las deudas que los pobres tienen con los ricos… y, segundo, que el Señor es categórico en separar el dinero de Dios.

Servir a Dios es hacer su Voluntad y responder al llamado de cooperar en la realización de su Proyecto…: “Que todos tengan Vida y Alegría en abundancia”. Jesús, desde los últimos optó por los últimos: por los sufrientes y los excluidos. Sus preferidos también son los pobres de la injusta pobreza. Con ellos tenemos que ser generosos hasta el extremo: “dar hasta que duela”, y gratuitamente, sin esperar ninguna recompensa. ¡Cuántas y cuántos lo han comprendido! Lo vemos diariamente en nuestras poblaciones marginadas, olvidadas… Pienso ahora con emoción en las Señoras voluntarias que con tanto amor preparan y sirven almuerzos a los más pobres de los pobres. También pienso en las y los profesores de La Legua que gratuitamente enseñan el Castellano a los haitianos, en una de las capillas San Cayetano. Y cuánta gratitud debo a las voluntarias y los voluntarios que vienen a amar y a apoyar en talleres a nuestros queridos discapacitados de la Casa de Acogida.

Entrando en la dinámica del compartir nuestro dinero, nuestro tiempo y nuestro cariño con los necesitados, experimentamos la felicidad profunda que Dios nos quiere regalar, también la sienten tantos jóvenes que participan en trabajos voluntarios organizados.

No así los ricos que hacen del dinero su dios. Ellos viven angustiados por no perder nada; quieren tener cada vez más y muchas veces se hunden en un abismo sin ética, ni moral. Ellos no saben de Paz, ni de tranquilidad, ni de felicidad… Les invito a venir a La Legua para impresionarse de las miles de estrellas de Solidaridad que ahí brillan… Si todos los chilenos estuvieran dispuestos a luchar hasta lograr la igualdad entre todos y todas, entonces cantaríamos y a una voz llegaríamos hasta el Cielo entonando “Chile, Chile lindo…” como una alabanza al Amor que la Gracia del Espíritu es capaz de lograr en nosotros, con nosotros y entre nosotros…

* Queridas hermanas, queridos hermanos, les enviamos una nueva homilía del Evangelio que anunciamos las mujeres. Nos alegramos y agradecemos los ojos y la voz nueva de mujeres que se atreven a decir y orar el Evangelio para nuestras comunidades. Estas van enriqueciendo nuestra capacidad de comprender y ampliar el mensaje de Jesús. Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook: Mujeres Iglesia Chile, en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/ y en la página: https://www.kairosnews.cl

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile/

Anita Goossens. Mujeres Iglesia Chile.