El plancton, fuente de vida en peligro

Es la fuente de vida en la tierra, el aire que respiramos, la lluvia que recogemos, el pescado que comemos e incluso el aceite que consumimos. Pero a pesar de sus muchas virtudes, el plancton, compuesto por miles de millones de especies de microorganismos a la deriva con las corrientes, está ahora amenazado por el calentamiento global. Marie Duhamel conversó con Bruno David, biólogo marino y presidente del Museo de Historia Natural de París.

Vatican News

22 mayo, 2019, 12:00 pm
4 mins

Los directores de zoológicos, jardines botánicos y museos de historia natural participaron los días 13 y 14 de mayo en una conferencia organizada por la Academia Pontificia de Ciencias sobre la preservación de las especies para la construcción de los “Arcos de Noé para el siglo XXI”, como indica el subtítulo del simposio.

Consciente de los riesgos y de los cambios sociales necesarios para salvaguardar la Creación, el Vaticano ofrece dos días de intercambios a estos fervientes defensores de la naturaleza y de la biodiversidad, una semana después de la publicación de un informe alarmante de las Naciones Unidas. El 75% del medio terrestre y el 40% del medio marino ya presentan “signos significativos de degradación”. Según la ONU, entre 500 mil y un millón de especies están amenazadas de extinción. Entre ellos se encuentran grandes animales, como los tiburones y el panda, pero también organismos microscópicos que, sin embargo, son esenciales para la vida.

INVISIBLE PERO ESENCIAL

El plancton puebla los océanos. No lo vemos. Sin embargo, constituye más del 95% de la biomasa del océano, muy por delante de los peces y ballenas.

Miles de millones de especies, casi todas invisibles para nosotros, flotan junto con las corrientes, bajo la superficie del agua y hasta 200 metros de profundidad. Es imposible nombrar todas estas algas, bacterias, pequeñas larvas sin aletas o medusas largas: no todas las especies de fitoplancton y zooplancton han sido identificadas todavía. Sin embargo, superarían en número a las estrellas en el cielo.

El plancton no es bien conocido, pero se lo debemos todo a él. Es la base de todas las redes alimenticias en el océano. El fitoplancton alimenta al zooplancton que alimenta a los crustáceos, peces pequeños y grandes. Se estima que se necesitan diez toneladas de fitoplancton para producir un kilo de atún.

El fitoplancton es particularmente notable. Hace 2.700 millones de años, las microscópicas algas verde-azuladas estaban en el origen de la fotosíntesis y, por lo tanto, de la vida. Incluso hoy en día, el fitoplancton nos ayuda a respirar. Produce oxígeno, tanto como todos los bosques del planeta juntos.

En el fondo de los océanos, algunos fitoplánctones también son capaces de secuestrar CO2. No es que un poco, más del 70% del dióxido de carbono emitido está atrapado allí. Limpian el aire que respiramos y nos ofrecen bonitos cúmulos de nubes. Gracias a su producción de gases DMS que aceleran la evaporación del agua, los cocolitofóridos forman nubes junto al mar y sus lluvias de agua dulce.

Otra cualidad del fitoplancton, sus esqueletos de piedra caliza crean piedra durante miles de años; su materia orgánica, una gran parte del aceite.

PRECAUCIÓN, PELIGRO

El plancton está ahora amenazado por el calentamiento global. Las cantidades de CO2 disuelto en el océano están aumentando, provocando una disminución del PH del agua y su acidificación, perjudicial para los microorganismos. Si bien es difícil medir los efectos a largo plazo sobre la calidad del aire que respiramos, ahora se ha demostrado que la acidificación es corrosiva para las conchas de los terópodos, pequeños caracoles de mar que constituyen un eslabón esencial de la cadena alimentaria.

* Bruno David. Biólogo marino. Presidente del Museo de Historia Natural de París. Entrevista realizada en Vatican News por Marie Duhamel.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Noticias desde el Vaticano.