Esclavitud moderna: El llamado del Papa a no permanecer indiferente

Las Naciones Unidas proclamaron el 2 de diciembre como el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, flagelo que afecta a más de 40 millones de personas en el mundo, de las cuales una cuarta parte son niños. En un tweet, el Papa dijo que la esclavitud es nuestra “in-dignidad”. Desde el comienzo de su pontificado, no ha dejado de pedir la erradicación de este fenómeno y no cerrar los ojos ante el sufrimiento de las víctimas.

Adriana Masotti

03 diciembre, 2020, 10:49 am
7 mins

En 2014, el Papa reunió a dignatarios religiosos en la Casina Pío IV en el Vaticano para firmar una Declaración contra la esclavitud. Ya había llegado el momento de la movilización: “A pesar de los grandes esfuerzos de tantas personas, la esclavitud moderna sigue siendo un flagelo atroz que está presente, a gran escala, en todo el mundo”. El Papa enumeró sus diferentes caras: “Hace sus víctimas en redes de prostitución, tráfico, trabajos forzados, mutilaciones, venta de órganos, uso de drogas, trabajo infantil”, y lamentó que la situación empeorara cada día.

LUCHAR CONTRA LA ESCLAVITUD, UN DEBER

El Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, establecido por las Naciones Unidas para conmemorar la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas del Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena el 2 de diciembre de 1949, no es, por lo tanto, ni una retórica ni una celebración vinculada al pasado.

Desde su elección a la Sede de Pedro, el Papa Francisco ha hablado a menudo de la esclavitud moderna. Además, ha hecho de su abolición un deber prioritario para los cristianos. Esta semana escribió en twitter que “hoy, como ayer, en la raíz de la esclavitud hay una concepción de la persona humana que admite la posibilidad de tratarla como un objeto, de violar su dignidad. La esclavitud es nuestra ‘in-dignidad’, porque nos quita la dignidad a cada uno de nosotros”.

EL PAPA RECUERDA QUE LA TRATA DE PERSONAS ES UN CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD

En su mensaje para la Jornada Mundial de los Pobres, el 17 de noviembre de 2019, el Papa pidió a los fieles que no hicieran la vista gorda a los millones de personas, incluidos los niños, que son víctimas de la esclavitud moderna. “¿Cómo podemos olvidar a los millones de inmigrantes que son víctimas de tantos intereses ocultos, a menudo explotados con fines políticos, a los que se les niega la solidaridad y la igualdad?”. Francisco suele referirse a la suerte de los migrantes secuestrados en África para ser traficados, especialmente en Libia.

“Todos podemos y debemos colaborar en la denuncia de los casos de explotación y esclavitud de hombres, mujeres y niños”, exclamó el Papa al margen del rezo del Ángelus el 10 de febrero de 2019, en la solemnidad de santa Josefina Bakhita, que fue esclavizada de joven antes de ser liberada y convertirse en monja. El Papa pidió entonces a la santa que intercediera “para que no caigamos en la indiferencia, para que podamos abrir los ojos y mirar las miserias y heridas de tantos hermanos y hermanas privados de su dignidad y libertad y escuchar su llamada de ayuda”.

OMITIR VER SIGNIFICA SER CÓMPLICES

El mismo mes, en febrero de 2019, el Papa invitó a los fieles a rezar contra el peligro de la indiferencia ante la esclavitud moderna: “Aunque intentemos ignorarla, la esclavitud no es algo de otro tiempo. Ante esta trágica realidad, nadie puede lavarse las manos si no quiere ser, de alguna manera, cómplice de este crimen contra la humanidad”. Dirigiéndose a los participantes del Segundo Foro Internacional sobre la Esclavitud Moderna, organizado en Buenos Aires por la comunidad ortodoxa de la capital argentina, el Papa denunció a los que “no quieren hablar de ello, simplemente porque sacan provecho de eso”, invitando a todos a defender los derechos de las víctimas y a “evitar que los corruptos y los criminales escapen a la justicia para tener la última palabra sobre los explotados”.

LA POBREZA Y LA DESIGUALDAD, EN LA RAÍZ DE LA ESCLAVITUD

El Papa va más allá y quiere que se aborden las causas estructurales del origen de la esclavitud. En los países en que la población sufre de extrema pobreza, violencia y corrupción, las leyes no bastan para impedir la esclavitud. Por lo tanto, es necesario superar “toda clase de desigualdades, toda clase de discriminaciones, que son precisamente las que hacen posible que un hombre sea esclavo de otro”. Y concluye su mensaje subrayando que uno no puede “permitirse distraerse (…). El problema no está al otro lado de la calle: me involucra a mí. No se nos permite cerrar los ojos y declarar nuestra ignorancia o inocencia”.

EL PAPA REZA POR LAS VÍCTIMAS DE LA TRATA DE PERSONAS EN FEBRERO

Según los datos más recientes proporcionados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que más de 40 millones de personas están actualmente esclavizadas, incluidos 24,9 millones de trabajadores forzosos, en particular en casas particulares, en los sectores de la construcción y la agricultura. 15,4 millones de personas han sido obligadas a contraer matrimonio forzoso, mientras que se estima que 4,8 millones de personas son víctimas de explotación sexual forzada. El término de esclavitud moderna, aunque no está definido por la ley, se utiliza para referirse a todas las situaciones de explotación que un individuo no puede rechazar o abandonar debido a amenazas, violencia, coacción, engaño y abuso de poder, como el reclutamiento forzoso de niños en conflictos armados.

_________________________
Fuente: www.vaticannews.va

Escribe para Vatican News.