Gotas de sabiduría ignaciana

Nuestras conversas son abono para la vida interior, porque, como decía el maestro Ignacio de Loyola, el decir ayuda al sentir. Y sentir en lenguaje ignaciano no es algo epidérmico sino profundo y entrañable.

Alfredo Infante sj

14 Julio, 2017, 10:46 am
31 secs

San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, estaba convencido de que “el decir ayuda al sentir”. Por eso, recomendaba a los jesuitas las conversaciones edificantes.

Conversaciones edificantes son aquellas que animan el corazón, fortalecen la voluntad y los sanos propósitos; tanto personales como colectivos. Y las no edificantes, son las que oscurecen el alma por su mala vibra, generando desazón.

En este contexto que vivimos los venezolanos, es muy importante cultivar la vida interior para no sucumbir a la tormenta. En una tormenta el árbol sin raíz se desarraiga y cae; en cambio el árbol de raíces profundas, aunque se quiebre, no se desarraiga, y se abre a la posibilidad de renovarse. Nuestras conversas son abono para la vida interior, porque, como decía el maestro Ignacio de Loyola, el decir ayuda al sentir. Y sentir en lenguaje ignaciano no es algo epidérmico sino profundo y entrañable.

Cuidemos pues nuestras conversas para que se afiancen nuestras raíces y no perdamos el deseo de salir renovados de esta gran tormenta.

________________________
Fuente: http://revistasic.gumilla.org

Jesuita. Escribe para revista SIC de Venezuela.